Rate this post

Estados Unidos, con su sistema capitalista, ha arruinado Centroamérica, sobre todo Honduras, a través de control absoluto de los gobiernos, que son administradores de los intereses de ese país de Norteamérica provocando esta migración masiva de personas, expresó el Padre Alejandro Solalinde Guerra.

Expresó que aunado a los factores de violencia como los Maras que “son hechos “made in USA”, porque son víctimas de una guerra que ellos desataron.

“Esto que estamos viendo una cuarta etapa de este desplazamiento que podía llamar como una región en fuga, porque no solo es Honduras”, dijo.

Reiteró que el sistema capitalista logró la rebelión de los jóvenes que ya no quieren quedarse en su lugar de origen, “ya no quieren ser esclavos y seguir trabajando en maquilas”.

“Llegó el momento de ofrecer verdaderas soluciones, los gobiernos anteriores, desde Calderón y Peña Nieto solo fueron ejecutores de los intereses norteamericanos y solo detuvieron a base de represión y eufemismos, porque lo que llaman aseguramiento pero s detención, alojamiento pero es encarcelamiento, retorno asistido, pero es deportación expedita”, lamentó.

Por eso indicó que Padre que llego el momento de buscar una verdadera solución como la que ha propuesto el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador “que es detenerlos a la buena”.

“Lograr un acuerdo con corresponsabilidad con los gobiernos de origen, transito y destino, para hacer un desarrollo regional para que tengan trabajo y oportunidades”, expresó.

Señaló que en el proyecto tendrá que haber rendición de cuentas y transparencia, “por lo que estamos en una respuesta adecuada del próximo presidente de México estructuralmente hablando”.

Pero dijo, esta migración es “una papa caliente” porque a pesar de que México no es causante de esta descomposición de Centroamérica, se les tiene que ayudar, sin quitarle la responsabilidad a Estados Unidos.

Lamentó que el gobierno federal y de la Ciudad de México no ha ayudado en nada, “tenemos problemas serios con personas no localizadas, no son desaparecidas, pero ya se está investigando con la ONU, que están muy preocupados, mientras tanto tenemos que solidarizarnos con los hermanos que están pasando una situación muy grave de seguridad”.