Rate this post

Londres – Reino Unido.- Cuando restan 23 días para que se cumpla el plazo de salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), un virtual acuerdo de separación entre Londres y el bloque comunitario luce como una opción menos que probable.

 

Este martes, la canciller alemana Ángela Merkel dijo al primer ministro británico, Boris Johnson, que cualquier pacto tendría que contemplar el hecho de que Irlanda del Norte, una de las cuatro naciones constitutivas de Reino Unido, continúe siendo parte de la unión aduanera de la UE.

 

Para Bruselas esa es una opción necesaria, pues es la que garantiza el libre flujo de bienes y personas a través de los límites entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, un país soberano que tiene como capital a la ciudad de Dublín y que sí pertenece la Unión Europea.

 

Sin embargo, tanto el Gobierno como los legisladores británicos, en particular los conservadores, permanecen negados a la posibilidad, debido a que consideran que sus fronteras deben cerrarse, de forma hermética, una vez que Reino Unido abandone la UE.

 

Precisamente por eso, una fuente ligada a la oficina del Primer Ministro aseguró que un eventual trato, que siente las bases para un divorcio menos traumático, es “abrumadoramente improbable”.