Rate this post

Monterrey.- Alicia Díaz González, de 52 años, fue asesinada a golpes este miércoles en su domicilio de Monterrey, capital de Estado norteño de Nuevo León. Las autoridades han iniciado la investigación del suceso y, según medios locales, descartan el móvil del robo al no faltar cosas en la casa. Colaboradora del diario El Financiero y Reforma en su sección local, Díaz se convierte en la quinta periodista asesinada en México en lo que va de año.

Tendida boca abajo, con golpes en la cara y la cabeza, y rodeada de un charco de sangre, el cadáver fue encontrado por su hijo. Eduardo Andrés, de 20 años, que vivía en la misma casa, declaró a los medios locales que estaba dormido en su cuarto, que no oyó nada y que al despertar encontró a su madre muerta en el suelo.

Ace solo diez días

Hace apenas una semana, el 15 de mayo, Juan Carlos Huerta, reportero de televisión y radio, fue acribillado a balazos a la salida de su casa en Tabasco, sureste del país. Van 44 periodistas asesinados durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, los seis años más letales para los informadores mexicanos.

Según Artículo 19 en México, la organización más importante de defensa de los derechos de los periodistas, el terror no siempre procede de los miembros del crimen organizado. Sus cifras registran que, de las 1.986 agresiones a reporteros desde 2012 hasta este año, el 48% provenían directamente de funcionarios públicos.

La directora de la oficina de México, Ana Cristina Ruelas, señaló en una entrevista a este diario que “hoy por hoy la mayoría de delitos cometidos contra periodistas permanecen impunes, no solo por falta de sentencias, sino porque también las investigaciones se cierran cuando identifican a los autores materiales y no llegan a la verdad de los hechos. Así por lo menos sus compañeros sabrían a qué atenerse”.