Rate this post

Managua – Nicaragua. – En un nuevo intento por seguir generando presión sobre el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, para lograr que sean liberados los manifestantes detenidos en las diversas protestas que iniciaron en abril de 2018, así como una salida negociada a la grave crisis política que se vive en el país centroamericano, este jueves la oposición nicaragüense, con el respaldo de las cámaras empresariales, iniciaron un paro.

 

Desde tempranas horas de la mañana las principales zonas comerciales de la nación amanecieron con la mayor cantidad de sus tiendas y comercios cerrados, así como poco tráfico vehicular.

 

En respuesta al llamado a paro el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, informó al sector bancario que quienes se sumaran a la suspensión de actividades tendrían sus sanciones. la paralización de actividades “va a tener sus sanciones”.

 

Por su parte el Ministerio del Trabajo informó a través de un comunicado que las actividades económicas privadas o públicas se debían desarrollar con normalidad y que la suspensión no afectaría el derecho al salario, beneficios y prestaciones de los trabajadores.

 

Desde que comenzaron las protestas en 2018 hasta la fecha se contabilizan 325 muertos y más de 60 000 exiliados.