Rate this post

FOXBOROUGH, MA – En un partido cargado de polémica, el New England Revolution se quedó con su primera victoria de la temporada ante un New York Red Bulls que regresará a casa más lastimado y disminuido con respecto al plantel que llegó al Gillette Stadium.

El clásico enfrentamiento de la Interestatal 95 entre New England y New York comenzó con unos primeros diez minutos de máxima tensión. Un período en el que ambos equipos contaron con opciones de abrir el marcador.
Primero con una espectacular vaselina lanzada casi desde la mitad de cancha por Juan Agudelo, que en el tercer minuto de juego casi vence al arquero Luis Robles. Luego, por una serie de buenas acciones ofensivas de Sal Zizzo y Connor Lade -los laterales de RBNY- que con sus incursiones en el área del local abrieron a la zaga central de los Revs.

New England se benefició con el retorno al equipo del enganche Lee Nguyen, concentrado en los últimos días con la selección estadounidense.

La racha de lesiones que afecta a los Red Bulls desde el inicio de esta temporada forzó al técnico Jesse Marsch a presentar a una línea defensiva casi de emergencia, con Kemar Lawrence y Karl Ouimette como novedades principales.

En el inicio de la segunda parte el Revolution se plantó sobre la cancha con un espíritu más combativo. Luego de avisar en inicio del complemento en un par de ocasiones el equipo local abrió el marcador en el 53’ de una manera bastante polémica.

El uruguayo Diego Fagúndez marcó segundos después de que Lawrence cayera lesionado. El internacional por Jamaica quedó tendido en el suelo antes de que New England se pusiera en ventaja. El tanto fue convalidado por el árbitro principal Mark Geiger pese al contundente reclamo del equipo y el banquillo del club del estado de New Jersey.
En el minuto 60, Geiger volvió a hacerse notar en el encuentro al mostrar una tarjeta roja directa a Felipe por una falta sobre Kelyn Rowe. Con diez jugadores sobre la cancha y una defensa totalmente dañada los Red Bulls intentaron recobrar el control que por momentos tuvieron en la primera mitad.

La franquicia de las afueras de Boston no perdió la calma para administrar el resultado. Menos sosegado, y con revulsivos poco determinantes (no cambiaron la cara al equipo los ingresos de Shaun Wright-Phillips y Sean Davis), Red Bulls se las arregló para generar oportunidades de gol.

Bradley Wright-Phillips tuvo dos posibilidades de anotar muy claras en los últimos diez minutos, una de ellas mal anulada por una pretendida posición adelantada del delantero inglés. En tiempo de descuento Dax McCarty también estuvo en posición de conseguir el empate.

El próximo encuentro de New England Revolution tendrá lugar el sábado 9 de abril (4 PM ET, MLS Live), cuando reciba en el Gillette Stadium a Toronto FC. Ese mismo día los Red Bulls volverán a jugar como locales en el Red Bull Arena (7 PM ET, MLS Live) ante Sporting Kansas City.