Tegucigalpa.- La tormenta tropical Nate aceleró su avance hacia México y Estados Unidos con posibilidades de convertirse en huracán, tras dejar puentes destruidos, ríos desbordados, inundaciones y deslaves en Centroamérica, donde 25 personas murieron por las fuertes lluvias.

Costa Rica, Nicaragua y Honduras, los países más golpeados por Nate, comenzaban a evaluar los daños.

La Comisión Permanente de Contingencias de Honduras decretó alerta roja y ordenó evacuaciones en varias comunidades del Pacífico sur ante el riesgo de inundaciones por los pronósticos de más lluvias como consecuencia de Nate.

En Costa Rica, el presidente Luis Guillermo Solís decretó tres días de luto nacional y pidió precaución por posibles deslaves. El Gobierno declaró estado de emergencia, cerró las escuelas y envió fuerzas de salvamento a zonas de la catástrofe

Nate podría fortalecerse a huracán categoría 1 cuando impacte el norte del golfo de México entre hoy mañana, informó el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU.