Rate this post

Illinois – Estados Unidos.- Los empresarios y multimillonarios Richard y Elizabeth Uihlein, quienes apoyaron a Donald Trump, en la política “América primero”, e incluso aportaron dinero para su campaña, ahora se ven afectados por las políticas migratorias de Trump y decidieron demandar a la Administración federal.

“Personalmente, soy estadounidense primero. Me importan los trabajos estadounidenses”, afirmó en su momento Elizabeth, quien a la hora de los negocios puede cambiar de opinión e incluso protagonizar demandas y problemas por visas para empleados especializados.

Una demanda presentada ante un tribunal federal en el Distrito de Illinois, muestran como los empresarios han acusado al Gobierno Federal por rechazar la petición de contratar a un ingeniero de software de la Indica.

Richard y Elizabeth Uihlein, son propietarios de la Uline Inc. de Pleasant Prairie, Wisconsin, que compite con Staples, FedEx Office y OfficeMax, y regularmente buscan visas de trabajo temporales reservadas para trabajadores que no son estadounidenses.

Richard Uihlein dio más de $38 millones de dólares a candidatos y grupos conservadores y su esposa, Elizabeth, dio más de $1.5 millones.

La Administración de Trump justamente gracias al apoyo de varios empresarios, ha endurecido las políticas migratorias e incluso los requisitos para las visas H-1B, lo que ha permitido a Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) negar el 14% de las peticiones.