Rate this post

Frontera  El Poy, Chalatenango, El Salvador, 7 dic (AGN). El presidente Jimmy Morales y sus homólogos de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, se reúnen hoy en el paso fronterizo de El Poy, entre El Salvador y Honduras, con motivo de la puesta en marcha de la primera fase de adecuación de ese puesto fronterizo integrado.

Este acto reviste especial importancia porque marca el avance de la unión aduanera profunda entre las tres naciones que forman parte del llamado Triángulo Norte de Centroamérica y representa el primer paso tangible con El Salvador como parte del proceso.

Previo a la inauguración, los tres gobernantes centroamericanos sostendrán una reunión privada.

Esta aduana (entre El Salvador y Honduras) será el primer punto integrado de la unión aduanera de las tres naciones centroamericanas, proceso que fue puesto en marcha el 26 de junio del 2017 por Guatemala y Honduras.

La aduana fue objeto de remodelaciones y se construyeron cuatro carriles para atender las exportaciones y tres para tramitar las operaciones de importación, según la Dirección General de Aduanas del Ministerio de Hacienda salvadoreño.

También se implementaron cambios en los sistemas informáticos, construcción de dos domos, carril con banda de rodaje automática (tipo autobanco) para el envío de documentos sin bajar del vehículo y la iluminación en todo el recinto aduanero.

Debido al acto de inauguración, la aduana estará cerrada desde las 9:00 de la mañana y será abierta nuevamente a las 13:00 horas.

Contexto

La inauguración de la primea fase del puesto fronterizo integrado de El Poy se da 17 días después de que la nación salvadoreña quedara plenamente incorporada en aspectos legales y administrativos al proceso de integración profunda de la unión aduanera entre Guatemala y Honduras.

Esa nación centroamericana “finalizó el proceso legal y administrativo” y se incorporó “en forma plena a las instancias ministerial, ejecutiva y de coordinación, así como a las mesas técnicas”, aseguró en esa ocasión el Ministerio de Economía de Guatemala.

Al respecto, el sector empresarial guatemalteco ha dicho estar complacido por los avances en la integración aduanera y que además la apoya.

En tanto que el sector privado salvadoreño ha organizado conferencias entre sus agremiados para informarles cómo marcha el proceso de integración aduanera y cómo se debe importar y exportar cuando esta se termine de concretar.

Las tres naciones del Triángulo Norte de Centroamérica constituyen un territorio de 242.020 kilómetros cuadrados, que representan el 48,5 por ciento de la región.

Además, suman 32,1 millones de habitantes (68 por ciento de la región), un Producto Interno Bruto (PIB) de 126.933 millones de dólares (47,7 por ciento del total del área) y un comercio intrarregional por 6.208 millones de dólares, que hace el 69 por ciento del istmo.

Según las proyecciones, con la integración centroamericana se prevé un crecimiento económico de 15 por ciento en el corto plazo, un aumento anual de 1 por ciento en el PIB de cada país, promoción de sectores estratégicos y atracción de inversión.

Asimismo, se estima que Guatemala, Honduras y El Salvador podrán movilizar casi el 70 por ciento del comercio anual en Centroamérica gracias a la unión aduanera.

Un año después de concretar la unión aduanera entre Guatemala y Honduras, el comercio bilateral creció 9 por ciento, por lo que se pronostica un crecimiento mayor ahora que se sumó al proceso El Salvador.

La unión entre los países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica es la primera integración regional en América Latina.