Rate this post

Microsoft ha cerrado hasta seis sitios web falsos, incluidos algunos pertenecientes al Senado de EE.UU., creados por un grupo de hackers informáticos vinculados supuestamente con el gobierno ruso, según ha informado este lunes por la noche la compañía. El objetivo aparente de estas páginas web era piratear los ordenadores de aquellas personas que las visitaran erróneamente.

Según Microsoft, estas web han sido creadas por el grupo de hackers APT28, que ha sido públicamente vinculado a la  agencia de inteligencia rusa e interfirió activamente en las elecciones presidenciales de 2016, según investigadores de EE.UU. La revelación llega tras meses de sospechas y advertencias por parte de funcionarios estadounidenses de la posible injerencia rusa en las elecciones legislativas de este noviembre.

La Unidad de Delitos Digitales de Microsoft asumió el papel principal en la búsqueda y desactivación de las webs. Según la empresa, estos sitios se crearon en los últimos meses y han sido detectarlos temprano, cuando aún se estaban configurando.

Entre las instituciones afectadas se encuentra el Instituto Hudson, un centro de investigación conservador con sede en Washington que ha participado de forma activa en las investigaciones sobre la injerencia en Rusia y el Instituto Republicano Internacional (IRI), un grupo sin fines de lucro que promueve la democracia en todo el mundo.

Otras tres páginas falsas han sido diseñadas para parecer que estuvieran afiliadas al Senado, y el sexto sitio web, que no estaba relacionado con contenido político, falsificó los productos online de Microsoft.

Microsoft ha dicho que no había encontrado evidencia de que los sitios falsos se hayan usado en ataques, pero sí que pueden transportar malware que se carga automáticamente en los ordenadores de visitantes desprevenidos. Los hackers a menudo envían correos engañosos para que las personas visiten páginas que parecen auténticas y que permiten a los atacantes penetrar y tomar el control de las computadoras para hacerse con correos electrónicos, documentos, listas de contactos y otra información.

Bajo el nombre de Fancy Bear, el fiscal especial Robert Mueller acusó a 12 oficiales de la inteligencia rusa de “intentar interferir” en las elecciones del 2016, ingresando sin autorización a las cuentas de organizaciones del Partido Demócrata y de la campaña de Hillary Clinton.