Rate this post

Ciudad de México – México.- El Gobierno mexicano confirmó, el viernes, que se ha completado el despliegue de seis mil efectivos de la Guardia Nacional (GN), un novísimo componente armado, que está integrado por funcionarios que solían pertenecer al Ejército, la Marina y la Policía Federal.

 

Los agentes fueron enviados a las regiones que tienen frontera con Guatemala. Son esas entidades las que suelen recibir, en primera instancia, a las decenas de indocumentados que llegan a México, con la intención de usarlo como país de tránsito para luego continuar hacia Estados Unidos.

 

Según un funcionario federal que habló en condición de anonimato, la mayor parte de los efectivos han sido repartidos por un área montañosa y de selva que se extiende desde los límites con Guatemala, hasta el istmo de Tehuantepec.

 

Su misión es la de detectar y desmantelar las rutas que suelen ser empleadas por los “coyotes”, criminales que se dedican al tráfico de inmigrantes. Ellos cobran altas sumas de dinero para trasladar a los indocumentados a través del territorio mexicano y ayudarlos a llegar a Estados Unidos.

 

Se espera que los guardias nacionales permitan repetir logros como el obtenido hace seis días. El pasado domingo, las autoridades aztecas dieron cuenta del hallazgo de más de 700 indocumentados, que viajaban ocultos en los remolques de cuatro camiones.

 

El despliegue de la GN forma parte del trato alcanzado, hace dos semanas, por las administraciones de Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump. Ambos Ejecutivos acordaron que México duplicaría sus esfuerzos para detener el avance de migrantes provenientes de El Salvador, Guatemala, Honduras y otras naciones centroamericanas y caribeñas. A cambio, Washington dejaría sin efecto su amenaza de imponer aranceles a las importaciones mexicanas.