CIUDAD DE MÉXICO.- México es el país de América Latina donde más personas confesaron haber pagado un soborno a alguna autoridad para acceder a servicios públicos básicos, según un estudio presentado este martes por la ONG alemana Transparencia Internacional (TI).

“México evidencia claramente los más graves índices de corrupción en la prestación de servicios públicos”, según detalla el estudio donde el mayor número de sobornos se dio en escuelas, atención de la salud y documentación personal (del 33% al 39%).

En general, el documento registró que uno de cada tres latinoamericanos pagó sobornos en los últimos doce meses en servicios públicos básicos. En México, 51% de los encuestados aseguró haber pagado sobornos en el período de estudio, seguido por República Dominicana (46%), Perú (39%), Venezuela (38%) y Panamá (38%).

Estos países obtuvieron el peor resultado con calificaciones negativas en cuatro de los cinco indicadores: variación en el nivel de corrupción; desempeño del gobierno frente a la corrupción; corrupción en la policía; cantidad de ciudadanos que pagan sobornos y acciones de los ciudadanos contra la corrupción.

En el extremo contrario de la región se encuentran Trinidad y Tobago (6%), Brasil (11%), Argentina(16%) y Jamaica (21%).
El informe ‘Las personas y la corrupción: América Latina y el Caribe’ destaca, además, tras entrevistar a más de 22,000 personas en 20 países de la región, que la percepción generalizada es que estas prácticas están en aumento, que los gobiernos no las combaten con determinación, y que casi un tercio de quienes las denuncian sufre represalias.

De acuerdo con el estudio, el soborno es una acción habitual para muchas personas de la región que necesitan acceder a servicios básicos. En los 20 países sondeados, más de 90 millones de personas pagaron sobornos en los últimos 12 meses. Esto es, casi una de cada tres de las personas en estos países.

En los hospitales públicos es donde en más ocasiones se han visto obligados a pagar sobornos los encuestados (20%). Por instituciones y a nivel regional, la policía y los representantes electos son percibidos como “todos o casi todos corruptos” por el 47 % de los encuestados, seguidos por el gobierno local (45%), el primer ministro (43%), jueces y magistrados (40%), empleados públicos (37%), empresarios (36%) y líderes religiosos (25%).

Otros lugares donde los encuestados confesaron haber dado sobornos es en escuelas públicas con el 18%, oficinas de documentos de identidad con el 17%, la policía 16%, los servicios públicos de agua y electricidad 14% y los tribunales 12%.

Las diferencias entre esta encuesta de TI y su popular Índice de Percepción de la Corrupción tienen que ver, principalmente, con que éste pregunta por la “experiencia personal” de personas corrientes, mientras que el segundo interroga a expertos.