Rate this post

Houston.- La primera dama, Melania Trump, expresó hoy su deseo de ayudar a los niños inmigrantes que fueron separados de sus padres a reunirse con sus familias “lo más rápido posible”.

Melania hizo esas declaraciones en la localidad de McAllen (Texas), fronteriza con México y adonde viajó de forma inesperada para conocer de primera mano la situación de los niños inmigrantes.

“Estoy aquí para saber de esta instalación, en la que sé que hay niños alojados a largo plazo. Y también me gustaría saber cómo puedo ayudar a estos niños a reunirse con sus familias lo más rápido posible”, dijo Melania.

“La primera dama Melania Trump llegó a Texas para participar en reuniones informativas y visitas a un centro de servicios sociales sin fines de lucro para niños que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos y un centro de procesamiento de aduanas y fronteras”, informó la oficina de la primera dama de la Casa Blanca.

“Sus objetivos son agradecer a los proveedores de servicios sociales y de orden público por su arduo trabajo, prestar apoyo y escuchar más sobre cómo la administración puede construir sobre los esfuerzos ya existentes para reunir a los niños con sus familias”, agregó el comunicado.

Odio ver a niños separados de sus padres

Melania se pronunció el domingo sobre la separación en la frontera y dijo que “odia” ver a los niños alejados de sus padres.

La separación de niños indocumentados de sus padres al cruzar la fronter sur son papeles legales generó una crisis migratoria que llevó el miércoles al presidente Trump a firmar una orden ejecutiva que pone fin a la política de separarlos.

No obstante, dejó claro que la política de tolerancia cero seguirá arrestando a aquellos adultos atrapados ilegalmente cruzando la frontera y además los enjuiciará. Mientras los adultos aguardan procesamiento legal y enjuiciamiento, sus hijos son puestos bajo la custodia de una división del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

La acción ejecutiva del presidente no es una solución permanente. No anula el decreto de consentimiento de Flores, lo que significa que los niños aún podrían ser separados de sus padres después de 20 días.