Rate this post

Buenos Aires, Argentina – El presidente de Argentina, Mauricio Macri, anunció la entrada en vigencia de tres polémicas y radicales medidas para dar un ejemplo de austeridad, que implica el despido de más de 1.000 empleados públicos.

En un acto realizado en la Casa Rosada, el presidente reveló que reducirá el 25 % de los cargos políticos del Ejecutivo nacional, lo que implica que uno de cada cuatro empleados gubernamentales será despedido, ahorrándole unos 75 millones de pesos al Gobierno.

Reajuste economico

También anunció que los salarios de otros 500 funcionarios “con cargos de asignación política” de la administración pública nacional serán congelados, es decir, no tendrán un aumento.

Finalmente, el mandatario informó que firmará un decreto para que ningún ministro pueda tener familiares dentro del Gobierno.

Macri aseguró que, con estas medidas, quiere dar ejemplo de austeridad y eliminar procesos burocráticos desgastantes, aunque desde la Asociación de Trabajadores del Estado, sindicato de empleados públicos, aseguran que se afectará en distintos sentidos a la estructura del Gobierno nacional