Rate this post

Washington – Estados Unidos.- Alexander Vindman, un oficial militar del Consejo de Seguridad Nacional, testificará en el marco de la investigación de juicio político contra Donald Trump, convirtiéndose en el primer funcionario en dar este paso habiendo escuchado la polémica llamada del presidente estadounidense a su homólogo ucraniano, Volodymr Zelenskiy, por la cual lo demócratas iniciaron este proceso.

“Me preocupó la llamada”, dirá Vindman, según el testimonio preparado al que The Associated Press.

“No creo que haya sido apropiado exigirle a un gobierno extranjero investigar a un ciudadano estadounidense”, es una frases que pronunciará Vindman ante la Cámara de Representantes.

La versión del oficial de 20 años de experiencia militar y veterano condecorado indica que reportó “sus preocupaciones por primera vez después de una reunión del 10 de julio en la que el embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, destacó la importancia de hacer que Ucrania investigara la elección presidencial de 2016 y a Burisma, una compañía vinculada a la familia de Joe Biden, precandidato presidencial demócrata para los comicios de 2020”, reseñó AP.

Vindman dijo que le comentó a Sondland que “sus declaraciones fueron inapropiadas”.

“La solicitud de investigar a Biden y a su hijo no tenía nada que ver con la seguridad nacional, y que el NSC (siglas en inglés del Consejo de Seguridad) no se iba a involucrar ni a verse presionado en ese tipo de investigaciones”.

“Me di cuenta de que si Ucrania empezaba a investigar a los Biden y a Burisma, se interpretaría como una maniobra partidista que sin duda resultaría en que Ucrania perdiera el respaldo bipartidista que ha mantenido hasta ahora. Todo esto socavaría la seguridad nacional de Estados Unidos”, escribió Vindman en el testimonio que presentará este martes.

El militar aseguró que escuchó la conversación telefónica entre Trump y Zelenskiy, en la Sala de Crisis de la Casa Blanca. Allí estaban colegas del NSC y de la oficina del vicepresidente Mike Pence.