Rate this post

Chicago – EEUU.- Unos 25.000 maestros de la ciudad de Chicago se declararon en huelga desde este jueves, luego de que el sindicato que los representa confirmara que sus demandas no fueron satisfechas.

 

Los educadores no exigen un mayor salario, pero sí que se reduzca el número de alumnos en los salones de clases y que se optimicen las infraestructuras de las escuelas.

 

En tal sentido, el gremialista Jesse Sharkey reconoció, ante los medios de comunicación, que la situación es “difícil”, pero que piden mejores condiciones en las instituciones educativas públicas.

 

La paralización afecta a un total de 300.00 estudiantes. Por esa razón, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, recorrió varios centros educativos. En casa visita, la mandataria local aseguró a los padres que las escuelas permanecerán abiertas.