Rate this post

Charlotte, NC.-  Los nuevos scooters desaparecieron la semana pasada de las aceras de Charlotte después de un breve debut. Autoridades de La Ciudad Reina llegaron a un acuerdo con Lime y otras dos compañías para llevar hasta 300 scooters a la ciudad, desde el lunes 21 de mayo.

Lime lanzó su programa de intercambio de scooters la semana pasada sin un permiso, lo que provocó que la ciudad emitiera una carta de cese de actividades y desista para la puesta en marcha de este negocio.

Luego, la empresa Lime pidió a sus usuarios que envíen un correo electrónico a los funcionarios de la ciudad, instándoles a dejar que los scooters se queden. Después de unos días de ese vaivén, Lime acordó retirar sus scooters de las aceras de la ciudad.

Un vocero de la ciudad

Los oficiales de Charlotte dijeron que trabajarían con Lime para traerlos de regreso. La ciudad también ha llegado a un acuerdo con las compañías Bird y Spin, que también están lanzando un programa de intercambio de scooters. Se espera que Bird y Spin comiencen el servicio de motocicletas el lunes 21, dijo un vocero de la ciudad.

En octubre del 2017, la ciudad lanzó un programa piloto con Lime, Spin, Ofo y Mobike para llevar 2.000 bicicletas a la ciudad. Se desbloquean con una aplicación de teléfono celular y se pueden dejar en cualquier lugar.

Las empresas Spin y Bird le están diciendo a sus clientes que los scooters deberían estar montados en carriles para bicicletas y carreteras, y Lime no ha dicho dónde los usuarios deberían usarlos. Durante el lanzamiento inicial de Lime, mucha gente montó en las aceras.

Liz Babson, directora del Departamento de Transporte de Charlotte, dijo que la ley no es clara en cuanto a dónde se puede ir en monopatín. La Asamblea General en 2002 aprobó una ley que decía que los “dispositivos de movilidad asistida personal” podrían usarse en las aceras de la ciudad.

La ciudad ha dicho que cree que se refería a los Segways (transporte ligero giroscópico eléctrico de dos ruedas), que se introdujeron un año antes.

En cualquier caso, Babson dijo que la ciudad le dará flexibilidad a la gente sobre si ir en calles, carriles para bicicletas o en las aceras. La ciudad tratará a los scooters como bicicletas, que a veces se dejan en la acera.

Cuando la ciudad emitió su carta de cese y desistimiento, dijo que estaba preocupado por la seguridad del programa de intercambio de scooters. Sin embargo, no parece que existan nuevas normas de seguridad.

Las tres compañías requieren que sus pasajeros tengan al menos 18 años de edad. También recomiendan que los ciclistas usen cascos, aunque no los proporcionen.

Por: Santiago Paúl Cruz  Coello