Rate this post

Bruselas – Bélgica.- Los 27 países que quedarán dentro de la Unión Europea (UE), después de la salida de Reino Unido, aprobaron, este jueves, un pacto sobre el “Brexit”.

 

“Damos por terminada la discusión del acuerdo (…) parece que nos acercamos a la etapa final”, dijo, al respecto, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo.

 

En el trato, logrado gracias al trabajo redoblado de las comisiones negociadoras, el Gobierno del primer ministro Boris Johnson se compromete a pagar el precio del divorcio, valorado en 50.000 millones de euros.

 

Por otro lado, se garantizan los derechos de los ciudadanos europeos que habitan en Reino Unido. Ese beneficio también será aplicado en el caso de los británicos que residen en cualquiera de las naciones del bloque comunitario.

 

Gracias al nuevo pacto también se resolvió el escollo del “backstop” irlandés. En tal sentido, Irlanda del Norte (que forma parte de Reino Unido) abandonará la unión aduanera de la UE, junto con el resto de las naciones británicas.

 

Pese a ello, los productos procedentes de Irlanda (una República independiente, que seguirá formando parte de la Unión Europea) podrán entrar a Reino Unido, a través de Irlanda del Norte. Los bienes también podrán circular en sentido contrario, pero deberán cancelar la tarifa comunitaria.

 

Aunque el acuerdo luce prometedor, sólo podrá ser implementado si cuenta con la aprobación de la Cámara de los Comunes del Parlamento de Westminster y por la Eurocámara. Ambas instancias deberán actuar con prontitud, pues la separación entre Reino Unido y la Unión Europea se concretará el venidero 31 de octubre.