Rate this post

Managua.- Desconocidos asesinaron y quemaron hoy a un hombre en plena vía en Managua, cerca de donde ocurrió un incendio en el que fallecieron seis miembros de una misma familia, entre ellos dos niños.

La víctima, de identidad aún desconocida, fue atacado por un grupo de hombres que tras asesinarlo en una calle de Managua, le rociaron gasolina y le prendieron fuego, mientras celebraban, según imágenes divulgadas en redes sociales y compartidas en la televisión local.

Ese suceso ocurrió después de que al menos seis personas de una misma familia murieran hoy, entre ellos dos niños, a raíz de un incendio en una casa de tres pisos, que también funcionaba como un negocio, en un barrio del este de Managua, según los bomberos.

El Gobierno de Nicaragua y la Policía Nacional, de momento, no se han referido a esos sucesos. Efe comprobó un fuerte despliegue de policías antimotines y de fuerzas “parapoliciales” en ese sector y una lluvia de disparos de bala de plomo y morteros de fabricación artesanal.

Ataques en los barrios del Este

La Policía y fuerzas “parapoliciales” mantienen ataques en los barrios del este de Managua donde la población ha levantado barricadas en protesta contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Los hechos han sido denunciados en la mesa del diálogo nacional, que se retomó ayer viernes, por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, representada por empresarios, miembros de la sociedad civil, campesinos y universitarios.

La delegación gubernamental, encabezada por el canciller Denis Moncada, ha culpado a la población por este y todos los actos violentos que se han registrado desde el 18 de abril pasado, cuando se inició la crisis.

Nicaragua está sumida en una crisis sociopolítica que según la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (ANNPDH) ha dejado unos 200 muertos, sin incluir los siete de hoy, la más sangrienta desde la década de 1980, cuando Ortega también era presidente.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega, con 11 años en el poder, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se convirtieron en una exigencia de renuncia con acusaciones de abuso y corrupción.