Rate this post

El mexicano Diego Lainez viajó  a España para enrolarse como jugador del Real Betis y su despedida fue entre decenas de personas y una enorme expectación de aficionados y medios.

La salida del jugador provocó caos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ya que más de 50 integrantes de la prensa deportiva esperaban la llegada del juvenil, quien vivirá su primera experiencia en el Viejo Continente, lo que generó desorden entre las personas que buscaban ingresar a la sala de abordar y las familias que se encontraban.

Con problemas Lainez agradeció al América por su transferencia y aseveró que “espero estar muchos años en Europa” y agradeció al Betis “que me dio la oportunidad”.

En los minutos que tuvo el volante para hablar con la prensa, también recordó a los seguidores que le han acompañado en su joven carrera.

“Gracias por todo su apoyo y a la afición. Espero seguir creciendo como futbolista y como persona”, comentó.

Del mismo modo, recalcó su deseo por aprovechar su llegada al cuadro bético, donde coincidirá con su compatriota Andrés Guardado, con quien ya quiere platicar.

“Estoy muy contento de dar este paso en mi vida y ahora tener la posibilidad de dar lo mejor de mí como siempre lo he hecho. Ya tendré la posibilidad de hablar con él, pero sé que es una gran persona y gran jugador”, dijo.

El ex elemento del América arribó al aeropuerto de la Ciudad de México alrededor del medio día local, para volar a Madrid, y después desplazarse a Sevilla, donde juega su nuevo club .