Rate this post

Salir con un once repleto de caras nuevas no supuso una dificultad para la Juventus, que casi sin darse cuenta se adelantó en el marcador merced a un error de comunicación entre Da Costa y  Calabresi. Portero y central chocaron al ir a cazar un balón aéreo y Bernardeschi pescó el regalo.

El tanto eliminó cualquier atisbó de duda en la ‘Vecchia Signora’, que monopolizó el cuero en campo rival, siempre buscando el arco. Sin embargo, la falta de acierto lastró a los de Massimiliano Allegri en sendos remates de Khedira y Kean. Y cuando no falló la puntería, Da Costa apareció para rechazar un testarazo de Bonucci.

El cuadro piamontés bajó un peldaño la intensidad en vísperas del descanso, aunque sin dejar de dominar en ningún momento al conjunto ‘rossoblu’, que apenas pisó terreno enemigo. Con las fuerzas recuperadas, la Juve volvió a apretar y sentenció. Douglas Costa finalizó una rápida transición contra un zaguero y Kean, rápido, envió el rechace al fondo de las mallas.

Aunque Allegri moviera el banquillo introduciendo a peses pesados como Ronaldo, saberse tan superior provocó cierta relajación en la Juve. Los ‘biaconeri’ se defendieron con solvencia ante las tímidas intentonas del Bolonia y administraron su ventaja sin contratiempos.