Rate this post

EE.UU.- La actriz de la saga «Game of Thrones» Emilia Clarke, rompió el silencio y confesó que ha sufrido dos aneurismas potencialmente fatales y dos operaciones cerebral desde que comenzó la serie de HBO.

 

La interprete del papel de Daenerys Targaryen, «Madre de Dragones», confesó que la primera aneurisma la sufrió de 24 años al terminar de filmar la primera temporada de la serie en el 2011, mientras hacía ejercicio en un gimnasio de Londres. «Justo cuando todos mis sueños de infancia parecían hacerse realidad, casi pierdo la cabeza y luego la vida», reseña el artículo escrito por la propia Clarke y publicado por la revista «The New Yorker».

 

Clarke aseguro que la ruptura fue producto del estrés ocasionado en gran parte por las constantes preguntas de la prensa, sobre el desnudo de su personaje durante el primer episodio del programa, «En mi cabeza respondía, ‘¿A cuántos hombres tengo que matar para demostrar mi valor?'»

 

La segunda cirugía tuvo lugar tras el rodaje de la tercera temporada, esa intervención quirúrgica fue más invasiva, a cráneo abierto, «Me veía como si hubiera atravesado una guerra más espantosa que cualquiera que Daenerys haya vivido, salí de la operación con un drenaje brotando de mi cabeza. Me reemplazaron trozos de cráneo con titanio. Hoy en día, pueden ver una cicatriz que curvea de mi cuero cabelludo hasta mi oreja, pero al principio no sabía si sería visible», expuso en su escrito.