Londres.- La principal fiscal de Suecia anunció el viernes el cierre de la investigación sobre la denuncia de presunta violación contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, porque no existe la posibilidad de arrestarlo “en un futuro previsible”. El proceso comenzó hace casi siete años.

La decisión supone que el líder de WikiLeaks ya no enfrenta cargos por supuestos delitos sexuales en Suecia, aunque la policía británica recordó que Assange podría ser arrestado si abandona la sede diplomática ecuatoriana ya que las autoridades lo buscan por saltarse la fianza en 2012.

Assange sigue en el interior de la embajada de Ecuador en Londres, donde vive desde hace casi cinco años. El activista se mostró preocupado por la posibilidad de afrontar cargos en Estados Unidos por su papel al frente de WikiLeaks.

Reacción de su defensa

“Esta es una victoria total para Julian Assange. Ahora es libre para dejar la embajada cuando quiera. Hemos ganado el caso Assange. Por supuesto, está feliz y aliviado. Ha sido crítico y ha aguantado este tiempo “, declaró Per E Samuelsson, su abogado en Suecia, a Swedish Radio. Samuelsson no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios.

Marianne Ny “ha decidido interrumpir la investigación”, dijo la fiscalía sueca en un comunicado el viernes. Ny dijo que revocará la orden de detención europea en su contra.

En declaraciones a la prensa, Ny dijo que se podría reabrir el caso si Assange regresa a Suecia antes de que prescriba en 2020.

El viernes era el último día para que la fiscalía sueca enviase una petición a la Corte de Distrito de Estocolmo con respecto al caso Assange.

Asilo diplomático

Assange, de 45 años, se refugió en la embajada de Ecuador en Londres en 2012 para evitar la extradición a Suecia, donde debía responde a la acusación de supuestos delitos sexuales presentada por dos mujeres. Permanece recluido en la legación diplomática desde entonces por temor a que, en caso de arresto, pueda ser extraditado a Estados Unidos.

Se desconoce si las autoridades estadounidenses intentan detener a Assange. El mes pasado, el presidente Donald Trump dijo que apoyaría cualquier decisión del Departamento de Justicia para acusarlo.

Tras el anuncio de Suecia, WikiLeaks tuiteó: “Gran Bretaña se niega a confirmar o negar si ha recibido ya una orden de extradición para Julian Assange. La atención se traslada ahora a Gran Bretaña”.

Samuelsson dijo además a Swedish Radio que había estado en contacto con Assange a través de mensajes de texto y que el australiano le escribió: “En serio, oh dios mío”.

Policía inglesa mantiene alerta

La Policía Metropolitana británica dijo que, a pesar de la decisión de Suecia, podría detener a Assange por incumplir su fianza en 2012 y que la fuerza “está obligada a ejecutar esa orden si deja la embajada”.

Sin embargo, apuntó que Assange está buscado ahora por un “delito mucho menos grave” que las acusaciones de abuso sexual iniciales, y la policía “proporcionará un nivel de respuesta proporcional a esa ofensa”. Hasta el año pasado, las autoridades hicieron guardia las 24 horas en el exterior del inmueble.

Suecia quería interrogar al hacker australiano de 45 años por una denuncia de supuesta violación tras una visita al país en 2010.