Rate this post

El líder norcoreano, Kim Jong Un, ha pedido al presidente Donald Trump por carta una nueva reunión para dar seguimiento de su histórica cumbre el pasado junio, según ha informado ayer la portavoz de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders,y  la planificación del encuentro está en marcha, ya que Trump quiere volver a encontrarse con su homólogo. Según Sander, la carta es “muy cálida, muy positiva”.

“El propósito principal de la carta es solicitar y buscar programar otra reunión con el presidente, a la que estamos abiertos y que ya estamos coordinando”, ha dicho la portavoz de la Casa Blanca. Esta interpreta el documento como “evidencia de progreso” en las relaciones entre los líderes.

Trump suspendió recientemente una visita del secretario de estado Mike Pompeo a Corea del Norte. Las conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte sobre el programa nuclear de Pyongyang ha progresado poco desde la cumbre entre Donald Trump y Kim el pasado junio.

Pero el pasado domingo, el presidente ofreció de nuevos elogios a Kim tras un desfile militar norcoreano que, a diferencia de los desfiles pasados, no exhibió sus misiles más avanzados.

“Esta es una declaración grande y muy positiva de Corea del Norte”, tuiteó Trump sobre el desfile. “Gracias al presidente Kim. ¡Los dos demostraremos que todos están equivocados! ¡No hay nada como un buen diálogo entre dos personas que se quieren mucho! Mucho mejor que antes de asumir el cargo”.

Sanders también citó el desfile en sus comentarios del lunes. “El reciente desfile en Corea del Norte, por una vez, no fue sobre su arsenal nuclear”, ha apuntado, subrayando el gesto como “una señal de buena fe”. Trump, dijo, que había logrado un “tremendo éxito” con sus políticas hasta ahora hacia Corea del Norte “y esta carta fue una prueba más del progreso en esa relación”.

Pero aunque Corea del Norte ha destruido algunas partes de su sitio de pruebas nucleares, y dice que ha desmantelado un sitio de pruebas de un motor de misiles, aún no ha declarado el contenido de su arsenal atómico ni ha tomado medidas concretas para poner fin a su programa de armas. El mes pasado, el organismo de vigilancia atómica de Estados Unidos mostró  “gran preocupación” sobre la continuación y el desarrollo del programa nuclear de Corea del Norte.