Rate this post

Nueva York – Estados Unidos.- Un juez de Nueva York propinó un nuevo revés judicial al presidente Donald Trump, al anular una regla que permitía que personal de salud se negara a brindar servicios de atención por creencias religiosas o convicciones morales.

La norma del Departamento de Salud, que estaba prevista para entrar en vigor el 22 de noviembre, buscaba “promover y proteger los derechos a la libertad religiosa y de consciencia» con lo cual los prestadores de servicios se podían negar a realizar abortos, esterilizaciones o suicidios asistidos, entre otras atenciones de emergencias que contrariaran sus convicciones.

Pero una coalición de 23 estados, ciudades y el Distrito de Columbia calificó esta regla como de “objetores de consciencia” y entabló una demanda que contó con la decisión favorable del juez Paul A. Engelmayer, de la corte federal para el distrito sur de Nueva York.

Engelmayer señaló que las autoridades en materia de salud no consideraron cómo esta normativa afectaría la prestación de servicios en situaciones de emergencia.

Además calificó de falsa la justificación de la agencia de que la regla respondía a un supuesto «aumento significativo» en las denuncias de civiles relacionadas con las disposiciones de conciencia.

Para Alexis McGill Johnson, presidenta interina de Planned Parenthood, una de las organizaciones que se sumó a la coalición, la norma ponía “las necesidades de los pacientes de último” y amenazaba “su acceso a servicios de salud que pueden salvar vidas».