Rate this post

San Salvador.- El Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador envió a juicio al expresidente Elías Antonio Saca y otros seis acusados del desvío de más de $300 millones del Estado.

Además de Saca, pasarán a juicio sus exsecretarios Privado, de Comunicaciones y de Juventud, Élmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, a los que se suman Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera, quienes, según la Fiscalía ayudaron al exmandatario a malversar los fondos

El Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador mandó a juicio por delitos relacionados a la corrupción al expresidente de la república Elías Antonio Saca; al exsecretario de Comunicaciones, Julio Rank; al exsecretario de la Juventud y extitular de Anda, César Funes; y tres exempleados de la actual Casa Presidencial.

En este caso, todos los implicados pasan a juicio con detención provisional, ya que el juez acuerpó el dictamen de acusación que fue presentado.

La Fiscalía presentó 600 folios, pero la prueba contundente fue el peritaje financiero que se presentó.

Según el fiscal del caso, el exmandatario y Charlaix podrían ir a prisión un máximo de 25 años, mientras que Rank y Funes podrían enfrentar 12 años de cárcel, de ser encontrado culpables.

Sin acceso a la prensa

En la audiencia, a la que ningún medio tuvo acceso por decisión del juez Rigoberto Chicas, sin que el proceso tuviera reserva, la Fiscalía señaló que Saca y la red de supuesto lavado de dinero blanquearon $191 millones entre 2004 y 2009, y el resto del dinero demandaron lo habrían blanqueado a través de cheques.

Prometeo, uno de los testigos con beneficios penales de la Fiscalía, relató que el exmandatario habría desviado $7 millones 75 mil a la agencia de publicidad para la que trabajaba, con la condición de que a través de radios vinculadas a Saca, se promocionaran las acciones realizadas en su administración, pese a que tal acción era ilegal.

Un testigo criteriado de la Fiscalía dijo que recibió del gobierno de Saca $7.7 millones para pautar publicidad en radios del expresidente.

En su momento, la Fiscalía explicó que a ese mecanismo de desvío también se habrían sumado otras agencias publicitarias que, supuestamente, eran contratadas por la Presidencia para realizar trabajos, pero que el dinero terminaba en las cuentas de las empresas de Saca.

La Fiscalía también sostuvo en la audiencia que en la administración de Saca, $7 millones 650 mil fueron enviados al partido ARENA y que al menos 25 exfuncionarios habrían recibido sobresueldos que en algunos casos llegaban hasta $3,000.