Rate this post

Por qué es importante: esta es una victoria importante para más de 300,000 beneficiarios de TPS y defensores que buscan restablecer el programa que protege a algunos inmigrantes indocumentados de la deportación, muchos de los cuales han estado viviendo en los Estados Unidos durante décadas y tienen hijos que son estadounidenses.

Ver imagen en Twitter

Ted Hesson

@tedhesson

News: A federal judge temporarily blocked the Trump administration from terminating TPS for roughly 300,000 people from El Salvador, Haiti, Nicaragua, and Sudan

El juez de distrito de EEUU, Edward Chen, escribió que el gobierno debe mantener el TPS mientras se resuelve una demanda en la corte. El fallo de Chen se produce cuando los destinatarios de Sudán perderán sus protecciones el próximo mes.

Javier H. Valdés, co-director ejecutivo de Make the Road New York,una organización con más de 23 mil afiliados reaccionó ante la noticia en un comunicado: “Este recurso preliminar es enormemente importante para cientos de miles de inmigrantes en todo el país, a quienes la administración de Trump está tratando tan cruelmente de arrancar de sus familias y seres queridos. Habiendo huido de guerras civiles y desastres naturales, los beneficiarios de TPS han estado en este país durante años y décadas y se han convertido en una parte integral de nuestras comunidades y la economía de este país. Continuaremos luchando en los tribunales y las calles para garantizar que todos los titulares de TPS, independientemente de su país de origen, permanezcan en este país y, en última instancia, obtengan acceso, a través de la legislación, a un camino hacia la ciudadanía. Están aquí para quedarse.”

Asimismo, el juez dijo que hay pruebas de que “el presidente Trump alberga un ánimo contra los extranjeros no blancos y no europeos que influyeron en su … decisión de poner fin a la designación de TPS”, como puede leerse en esta parte del dictamen compartida en Twitter por ACLU del Sur de California:

ACLU SoCal

@ACLU_SoCal

Incredible news! A federal court has blocked the Trump administration’s termination of status from people originally from El Salvador, Nicaragua, Haiti & Sudan. Some who would have lost their status as early as Nov. 2, 2018, will now be able to stay in the U.S.

ACLU SoCal

@ACLU_SoCal

The Court finds that there is sufficient evidence that racism is a motivating factor behind Trump’s decision to terminate .

Judge Edward Chen came with receipts. 💯 pic.twitter.com/L4ReXsHR7F

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

El fallo citó el discurso de la campaña de Trump en 2015 en el que caracterizó a los inmigrantes mexicanos como traficantes de drogas y violadores, su llamado a impedir que los musulmanes ingresen a los Estados Unidos y su referencia vulgar a los países africanos durante una reunión sobre inmigración en la Casa Blanca en enero, reporta AP.

Es el último caso en el que los jueces han citado los comentarios de Trump para fallar en contra de sus políticas de inmigración. Sus palabras se han vuelto en su contra en juicios por decisiones de separar a las familias en la frontera, poner fin a las protecciones legales para los jóvenes inmigrantes y prohibir la entrada a EEUU a las personas de algunos países de mayoría musulmana.

El estatus de protección temporal se otorga a los países asolados por desastres naturales o guerras y permite que los ciudadanos de esos países permanezcan en Estados Unidos hasta que la situación mejore en casa. Cerca de 300,000 personas han recibido esas protecciones.

El fallo dice que el gobierno no demostró el daño de continuar el programa de 20 años y que los demandantes establecieron cómo el desarraigo de esos inmigrantes podría perjudicar a la economía local y nacional.

La demanda de los inmigrantes que han recibido las protecciones alega que la decisión de la administración fue motivada por el racismo.

Reacción del Dpto. de Justicia

El portavoz del Departamento de Justicia, Devin O’Malley, dijo que la decisión “usurpa el papel del poder ejecutivo”.

“El Departamento de Justicia rechaza completamente la idea de que la Casa Blanca o el Departamento de Seguridad Nacional hicieron algo indebido. “Seguiremos luchando por la integridad de nuestras leyes de inmigración y nuestra seguridad nacional”, dice la declaración de O’’Malley.