Rate this post

Nueva York – EEUU. Inspirados en una joven activista sueca de 16 años, miles de estudiantes se apostaron en las calles de varias ciudades del mundo, para protestar y exigir a los líderes mundiales que tomen medidas para evitar el cambio climático.

Greta Thunberg se convirtió en el ícono internacional en la lucha contra el cambio climático y ha sido fuente de inspiración para la nueva generación , hoy millones de jóvenes en ciudades de todo el mundo, desde Boston hasta Bogotá, pasando por Durban, Lagos o Londres, han salido a las calles para exigir respeto por el medio ambiente.

En Nueva York, frente a la ONU se agolparon unos 50 estudiantes fingiendo estar muertos, también se apreciaban carteles en los que se leía «Nos están fallando» o «No hay un planeta B».  En Francia y África, miles de estudiantes manifestaron en las principales ciudades, mientras que otro grupo de jóvenes, se plantaron durante tres horas en la entrada de la sede del banco Société Générale en la Défense, bloqueando la entada, en contra del financiamiento de  proyectos dañinos para el ambiente.

En Londres, miles de jóvenes marcharon desde Downing Street hasta el Palacio de Buckingham. España, Madrid fue escenario de una marcha donde se denunció que hay «más plástico que sentido común». En Barcelona, un cartel invitaba a «encontrar el pez» en un dibujo del «mar inundado» de botellas de plástico.

En Uganda, Leah Namugera, de 14 años, denunció que su país «sufre deslaves, inundaciones y la gente muere debido al cambio climático». En Asia y Oceanía se leían cientos de carteles: «Están destruyendo nuestro futuro», «No hay un planeta B», «Si ustedes no actúan como adultos, nosotros lo haremos».

En Sidney, el joven Edward Gay, de 18 años, exigía «energía 100% renovable», argumentando que «es la única forma en que vamos a salvar vidas en este país y en todo el mundo», otro compañero de causa, Charles Rickwood, recordó que la famosa Gran Barrera de Coral australiana desaparecerá si no se hace algo al respecto.

Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU advirtieron el pasado octubre que solo una completa transformación de la economía global y los hábitos de consumo podrá impedir un desastre climático total.