Rate this post

Caracas – Venezuela.- 200 días en cautiverio fueron los que cumplió, este domingo, Roberto Marrero, jefe de Gabinete del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

 

Marrero, detenido el pasado 21 de marzo, durante un operativo efectuado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebín) en Caracas, ha sido acusado por el régimen madurista de liderar una célula terrorista y de conspirar para crear “caos”.

 

La operación, en la que se allanó la vivienda del opositor, permitió decomisar una serie de armas, así como cierta cantidad de efectivo, en moneda extranjera. Las evidencias fueron suficientes para que un tribunal de control ordenara su prisión preventiva y también la de Gustavo Planchart, otro de los colaboradores de Juan Guaidó.

 

Sin embargo, desde la Asamblea Nacional de Venezuela (Parlamento), órgano en el que Marrero se desempeñaba como diputado, creen que las piezas de armamento y las divisas decomisadas fueron sembradas para incriminar al legislador, por el simple hecho de que era una de las piezas clave del Ejecutivo encargado.

 

Por ese motivo, los parlamentarios han exigido “la libertad del Director de Despacho de la Presidencia”. “Es inocente, su secuestro fue una orden directa (del dictador venezolano, Nicolás) Maduro”, expresaron los colegas de Roberto Marrero, a través de un mensaje difundido en Twitter.

 

Por su parte, Juan Guaidó, cuyo gobierno es reconocido por más de medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos, recordó que la captura y encarcelamiento irregular de quien fuera su mano derecha es parte de las consecuencias que acarrea el “enfrentar a una dictadura”.