Rate this post

Sin que aún haya sido identificado por propia voluntad, este inmigrante ha seguido el mismo camino que su compatriota Viacheslav Poliakov, que al solicitar asilo protestó por los malos tratos del propio centro de detención, con una huelga de hambre sostenida a lo largo de un mes y depuesta a finales de septiembre último.

“Estamos muy preocupados y pensamos que esta persona está en peligro; sabemos que ya lo hidrataron a la fuerza y lo siguiente es obligarlo, con tubos, a comer, un extremo de alto riesgo”, comentó a Efe Maru Mora Villalpando, jurista de Latino Advocacy.

“Sabemos que ICE ha intentado además que firme papeles, que no ha firmado porque no entiende (el huelguista); no encontramos intérpretes rusos, por lo que la información acerca de lo que realmente sucede es limitada”, sostuvo Mora.

“Pero el afectado no quiere que demos a conocer su nombre por miedo a represalias del gobierno ruso, situación que ya hemos experimentado antes con otros compatriotas en su misma situación”, añadió.

Maru Mora Villalpando es también líder del Northwest Detencion Center Resistance (NWDCR), un grupo establecido en 2014 cuando inmigrantes detenidos en el propio centro de Tacoma comenzaron una serie de huelgas de hambre en protesta por el trato que recibían.

Este martes, Nicole Austin-Hillery, directora ejecutiva de la organización Human Right Watch, solicitó en una carta a la agencia federal Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que permitieran que profesionales médicos independientes revisen y monitoreen el estado de los detenidos en huelga de hambre en ese internado y en todo el sistema de centros de detención de inmigrantes, de manera que se puedan hacer consistentes los estándares éticos internacionales.