CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Nacional Electoral (INE) declaró fundada la queja en contra del gobernador electo de Coahuila, Miguel Riquelme, por la entrega de 600 mil tarjetas durante las campañas, y determinó sancionar a los partidos de la coalición Por un Coahuila Seguro con un monto de 918 mil 720 pesos.
Con seis votos en contra del proyecto de resolución elaborado por la Comisión de Fiscalización, que había declarado infundada la queja, se determinó aplicar multas económicas por el 100 por ciento del costo total de las tarjetas que se imprimieron en cartulina.

El consejero Enrique Andrade, presidente de dicha comisión, defendió el proyecto en el que sólo se consideraba dar vista al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), debido a que se recabaron datos de los ciudadanos que recibieron las tarjetas y al Organismo Público Local Electoral (OPLE) de Coahuila para resolver si se trató de una dádiva.

Puntualizó que el gasto que el PRI realizó por las tarjetas fue reportado en el Sistema Integral de Fiscalización (SIF), por lo que se incluyó dentro de los egresos de la campaña de Riquelme.

El consejero presidente Lorenzo Córdova, quien votó a favor de declarar fundada la queja, consideró que es necesario diferenciar entre lo que constituye una promesa de campaña o una dádiva con la entrega de las tarjetas Mi Monedero Rosa, Mi Monedero y Mi Tarjeta de Inscripción.

“No es lo mismo decir vota por tal partido o tal candidato, o no es lo mismo decir me comprometo a hacer una carretera o lo que suele ocurrir durante las campañas, que decir si votas por mí te voy a dar un beneficio concreto y personalizado, es una frontera tenue, pero de esta manera resulta evidente”, expresó.

El consejero Benito Nacif, quien tampoco respaldó el proyecto original de resolución, apuntó que no sólo se trató de las tarjetas, sino de un sistema de reclutamiento, cuyo esquema completo fue un gasto sin objeto partidista.

“No se trata de que los partidos no puedan hacer ofertas. Pero lo que no se puede hacer es reclutar beneficiarios de programas sociales de manera individualizada durante las campañas, como parte de un proceso de presentación de las propagandas”, señaló.

Ciro Murayama, que votó porque se declarara fundada la queja contra Riquelme, aseveró que el clientelismo se ha convertido en uno de los principales problemas en los procesos electorales.

Estimó que con la entrega de las tres tarjetas, de las que se imprimieron 600 mil en cartulinas, “la coalición cruzó la frontera de la propuesta y llegó al territorio de la dádiva”.

El consejero Marco Antonio Baños, quien votó a favor de declarar infundada la queja, argumentó que en rigor de lo que se trata es de un “cartón” y consideró que el esquema planteado para su distribución no se podía considerar como una dádiva, lo que en su caso tendría que resolver el OPLE de Coahuila.

Los partidos que postularon a Riquelme son el Revolucionario Institucional, Verde Ecologista, Nueva Alianza, Socialdemócrata Independiente, Partido Campesino Popular, Partido de la Revolución Coahuilense, así como el Partido Joven.

Durante las campañas coahuilenses, la coalición Por un Coahuila Seguro distribuyó tarjetas que representaban el compromiso de crear programas para otorgar apoyos a mujeres en situaciones de vulnerabilidad, a familias de escasos recursos y a jóvenes estudiantes, para los que se entregaron 600 mil impresiones en cartulina de las tarjetas Mi Monedero Rosa, Mi Monedero y Mi Tarjeta de Inscripción, que correspondían a cada uno de los programas propuestos.