Rate this post

El incendio Carr arrasa Shasta, California, impulsado por las altas temperaturas. (AP)

Scott McLean, portavoz de los efectivos del departamento de bomberos de California que luchan contra el incendio, ha dicho que “ha arrasado todo a su paso”. “Es un muro de llamas. No se detiene”.

Los residentes del oeste de Redding, que no habían recibido órdenes de evacuación, se vieron sorprendidos por el incendio y tuvieron que huir sin previo aviso, provocando largas filas de retenciones mientras las llamas teñían el cielo de naranja.

Este es uno de los incendios más salvajes que azotan al estado de California. Miles de personas se han visto obligadas a evacuar sus casas. El gobernador, Jerry Brown, ha declarado el estado de emergencia en las zonas afectadas por tres grandes incendios.

Entre ellos, el incendio denominado Cranston, que se desató este miércoles en las montañas de San Jacinto, en el Bosque Nacional de San Bernardino. Según las autoridades ha sido intencionado y hay una persona detenida. Otro es el incendio Ferguson, que comenzó hace unas semanas en las montañas de Sierra Nevada (San Francisco) cerca del Parque Nacional Yosemite que está cerrado al púlico. Otro bombero murió tratando de apagar las llamas.