Mississippi.- La Huracán Nate descargó el domingo grandes cantidades de lluvia y provocó cortes de energía en la costa del Golfo de Estados antes de debilitarse rápidamente el domingo, evitando que la región sufriera el tipo de daños que provocaron una serie de huracanes en el sur de Estados Unidos y el Caribe en las últimas semanas.

Nate, el primer huracán en tocar tierra en Mississippi desde Katrina en 2005, rápidamente perdió potencia y sus vientos se debilitaron a depresión tropical a medida que avanzaba al norte con rumbo a Alabama y Georgia con fuertes lluvias. Era un huracán de categoría 1 cuando tocó tierra en Biloxi el domingo en la madrugada. Fue su segunda presencia en tierra luego de haber pasado por el sureste de Luisiana el sábado por la tarde.

El oleaje por la tormenta afectó la principal carretera frente al mar de la ciudad de Biloxi con escombros e inundó el vestíbulo de un casino durante la noche.

Para el amanecer, las inundaciones provocadas por Nate no daban señales de daño generalizado en la ciudad donde el huracán Katrina destrozó miles de casas y negocios.

Por el momento no se han reportado víctimas relacionadas a la tormenta.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos con sede en Miami informó que Nate se había debilitado constantemente luego de tocar tierra en un área escasamente poblada del condado de Plaquemines, Luisiana.

A las 11 horas (hora del este) el vórtice estaba centrado cerca de Tuscaloosa, Alabama, con vientos máximos sostenidos de 56 kilómetros por hora (35 millas por hora).

El centro indicó que la depresión se dirigía al norte-noreste a 39 kph (24 mph).

Se prevé que Nate vierta entre 7 a 15 centímetros (3 a 6 pulgadas) de lluvia en la región de Deep South, en el este del valle de Tennessee y en el sur de los Apalaches. Una alerta de vientos fuertes estará vigente hasta las 20 horas (hora del este) para el valle de Tennessee.

Más de 100.000 personas que habitan en Mississippi y Alabama se quedaron sin energía el domingo por la mañana, aunque algunos les estaban restaurando la electricidad. Cerca de 6.800 clientes se quedaron sin luz en Florida, de acuerdo con el gobernador Rick Scott.

Los casinos ubicados en la costa del Golfo en Mississippi obtuvieron la autorización para reabrir sus puertas al mediodía del domingo luego de cerrar el sábado a medida que la tormenta se acercaba.

Antes de que Nate pasara por la Península de Yucatán en México e ingresara al Golfo de México, la tormenta provocó lluvias en Centroamérica que dejaron al menos 22 personas muertas. Sin embargo, Nate no se acercó a la intensidad que tuvieron Harvey, Irma y María; los poderosos huracanes que dejaron a su paso una enorme destrucción durante la temporada de huracanes del 2017.