Rate this post

Los Cabos – México.- Sacando sus barcos del mar y protegiendo las puertas y ventanas de sus casas y comercios con tablas de madera, los residentes del municipio Los Cabos, ubicado en el noroeste de México, estado de Baja California Sur, se prepararon para la llegada del Huracán Lorena.

Lorena, que ganó fuerza convirtiéndose en huracán de categoría 1 con vientos máximos sostenidos de 120 km/h, podrían pasar cerca de Los Cabos, este viernes.

“Si no sacamos el yate, el oleaje lo puede dañar (…) Es una medida preventiva cuando un ciclón amenaza a la zona”, dijo Juan Hernández, quien vive de arrentar la embarcación a turistas extranjeros.

El fenómeno natural, se encuentra a unos 160 kilómetros de la costa, avanzando hacia Cabo San Lucas a 15 km/h. Según los meteorólogos, su visita generará fuertes vientos, inundaciones y marejadas que podrían ser peligrosos en toda la península.

Visitantes de Los Cabos, específicamente en la calle principal de Cabo San Lucas, mantienen su ilusión por el turismo, mientras los preparativos para recibir el huracán se visualizan a su alrededor, los visitantes compran recuerdos del lugar y se toman fotografías.

“Llegamos el lunes y esperamos irnos el domingo (…) Esperamos que no haya mayores problemas”, señaló Minerva Smith, una turista de California.

Una segunda tormenta tropical, Mario, estaba a unos 590 kilómetros (365 millas) al sur del extremo sur de la península de Baja en las primeras horas del viernes, con vientos sostenidos de 100 km/h (65 mph), pero no se espera que llegue a tocar tierra.

Las clases fueron suspendidas este viernes y los colegios han sido acondicionados como refugios, por si la situación tras el golpe de Lorena lo amerita.  De igual forma 177 propiedades se encuentran disponibles como posibles albergues en cinco municipalías de la región, que está en alerta amarilla.

“Estamos tomando medidas preventivas”, explicó el secretario general de gobierno del estado de Baja California Sur, Álvaro de la Peña. “Los víveres, la gasolina, todo el abasto está garantizado. No hay que hacer compras de pánico”, puntualizó.

El puerto de Cabo San Lucas se encuentra cerrado para la navegación.

Carlos Alfredo Godínez, subsecretario de Protección Civil del estado, aseguró que “Lorena nos va a dejar mucha agua”.