Rate this post

Este martes la administración Trump se enfrenta al tribunal donde defenderá el fin de la política de inmigración de era de Obama que ha protegido a unas 700,000 personas que llegaron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños. La Novena Corte de Apelaciones del Circuito de EE UU con sede en San Francisco será la primera de este rango en evaluar la decisión del presidente de eliminar gradualmente el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Un juez federal en San Francisco bloqueó el pasado enero la decisión de Trump de terminar con DACA, reinstalando el programa en una decisión que se aplicó en todo el país.  El juez de distrito de Estados Unidos, William Alsup, rechazó el argumento de que el presidente Barack Obama excedió su poder en la implementación de DACA y dijo que la administración de Trump no consideró el trastorno que causaría la terminación del programa.

El gobierno dijo que se vio obligado a actuar porque Texas y otros estados amenazaron con demandar, elevando la perspectiva de un final caótico del programa.

Lo que buscan es que esta Corte de Apelaciones descarte la decisión del juez Alsup junto con las cinco demandas que consideró, incluida una por parte del estado de California y otra por el organismo rector de la Universidad de California. “La rescisión de DACA se basa en lo que parece ser un argumento de que era ilegal cuando se promulgó, pero eso simplemente está mal”, dijo Jeff Davidson, un abogado que representa a los regentes de la universidad, según informa AP.

Los jueces federales en Nueva York y Washington, D.C., también han fallado en contra de la administración de Trump sobre DACA. Se espera que el Segundo Circuito de las Cortes de Apelaciones de los Estados Unidos evalúe los argumentos de la administración Tump este verano en una apelación al fallo del juez de Nueva York.

La decisión final sobre DACA apunta a que terminará con el tiempo ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.

En respuesta a ese fallo, el Departamento de Justicia de EE.UU. presentó un recurso ante el alto tribunal directamente y sin esperar a que se posicionase el Tribunal de Apelaciones del Noveno Distrito, con sede en San Francisco y que ha fallado en numerosas ocasiones en contra de Trump.

El movimiento del Gobierno de EE.UU. fue bastante inusual, puesto que normalmente los tribunales de apelaciones evalúan los casos antes de que lleguen a la máxima instancia judicial. La administración trataba de eludir al tribunal de apelaciones y hacer que los casos del DACA de California pasasen directamente al Tribunal Supremo. El tribunal superior en febrero se negó a hacerlo.