Rate this post

Lewis Hamilton recuperó la punta del campeonato de Fórmula Uno en una forma dramática e inesperada, ganando el Gran Premio de Alemania luego que Sebastian Vettel chocó cuando iba adelante cerca del final.

Fuertes lluvias causaron problemas en la pista Hockenheimring, cuando Vettel juzgó mal la entrada a una curva y se deslizó sobre la grava y contra las barreras a 15 vueltas del final.

El tetracampeón arrancó desde la pole y parecía en control de la carrera hasta ese momento. Estaba enfurecido tras el choque, pateando el suelo en exasperación al salir del coche.

Su error le abrió las puertas a Hamilton, que iba cuarto en el momento del accidente tras haber largado 14to debido a problemas hidráulicos en las calificaciones.

“Siempre tienes que creer que puedes. Yo solamente quería mantener la compostura, la calma”, dijo Hamilton, y añadió: “Para aquellos que no me conocen, ahora lo saben”.

Valtteri Bottas arrancó y finalizó segundo, en un excelente día para Mercedes, con Kimi Raikonen entrando tercero, en uno no tan bueno para Ferrari.

El accidente de Vettel forzó a que el auto se seguridad saliese a la pista por varias vueltas.