Rate this post

Guatemala no es el único país latinoamericano que trasladará su embajada a Jerusalén.

Guatemala inauguró este miércoles en Jerusalén su nueva embajada en Israel, dos días después de que lo hiciera Estados Unidos, una iniciativa que rompe con décadas de consenso internacional e indigna a los palestinos.

Guatemala es el segundo país que traslada su sede diplomática israelí de Tel Aviv a Jerusalén.

La decisión de Estados Unidos puso fin al consenso internacional de mantener las embajadas fuera de Jerusalén debido al estatuto disputado de la Ciudad Santa y al conflicto israelo-palestino.

“Ustedes estuvieron siempre entre los primeros. Fueron el segundo país en reconocer a Israel, declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien participó en la ceremonia de inauguración junto al presidente guatemalteco, Jimmy Morales.

Netanyahu anunció que visitará Guatemala en su próxima gira por América Latina.

La inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén el lunes coincidió con una sangrienta represión israelí en la Franja de Gaza, territorio palestino donde decenas de miles de personas se manifestaron contra la decisión unilateral estadounidense, contra el bloqueo israelí de la Franja y por el “derecho a regresar” de los refugiados palestinos.

La represión israelí dejó casi 60 muertos y cientos de heridos en el día más sangriento del conflicto israelo-palestino desde la guerra de Gaza en el verano de 2014.

Guatemala no es el único país latinoamericano que trasladará su embajada a Jerusalén. Paraguay dijo que hará lo propio antes de fin de mes, y otros podrían seguir sus pasos más adelanta.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, que se encuentra este miércoles en Israel, dijo en la víspera a la AFP que su país no trasladará su embajada.

“Vamos a mantener la embajada en Tel Aviv“, dijo en una entrevista con la AFP en un hotel de Londres, al término de una visita al Reino Unido y a punto de volar a Oriente Medio.