Rate this post

NUEVA YORK.- Hace cinco años, la Legislatura de Nueva Jersey aprobó un esperanzador proyecto de ley que ampliaba la matrícula estatal y la ayuda financiera para estudiantes inmigrantes, independientemente de su estatus legal.

El entonces gobernador Chris Christie respaldó la medida, pero vetó la sección de ayuda financiera.

Sin embargo, el Senado del Estado Jardín finalmente aprobó el lunes la ley S-699 con 26 votos a 10.

“Esta victoria hoy significa que puedo ir a la universidad y que en cuatro años podría vivir en un país que nos acepta a mí y a toda mi familia”, dijo María Del Cielo Méndez, de 18 años, durante una conferencia de prensa el lunes en Trenton.

Méndez, una “Dreamer” y miembro de la organización proinmigrantes Make the Road New Jersey, contó que era una niña pequeña cuando su familia la trajo sin estatus legal a Nueva Jersey desde México.

La joven actualmente cursa el último año en Union County Magnet High School y se ha postulado en varias universidades.

Hasta el momento, Méndez ha recibido seis cartas de aceptación, pero su sueño de convertirse en profesional se ha visto empañado, pues no califica para recibir ayuda financiera bajo la ley actual debido a su estatus migratorio.

La situación de Méndez y de cientos de miles de soñadores del Estado Jardín podría cambiar si la Asamblea aprueba la medida A-3467. Luego depende del gobernador Phil Murphy, un acérrimo defensor de los derechos de los inmigrantes, firmarlo como ley.

El Senado estatal también aprobó por unanimidad el proyecto de ley S-700, que haría que los ciudadanos de Estados Unidos con padres inmigrantes no autorizados sean elegibles para recibir ayuda financiera.

La legislación se enfrenta a cierta resistencia, principalmente a lo largo de las líneas partidarias, de los legisladores estatales y otros que argumentan que el estado no puede darse el lujo de abrir el fondo de ayuda financiera a los estudiantes sin estatus legal.

Los detractores aseguran que los estudiantes sin estatus legal no deberían obtener los mismos beneficios que aquellos que viven legalmente en el país.

“Los dólares de los contribuyentes son un recurso escaso y necesitamos que el gobernador Murphy y los demócratas en la legislatura prioricen sus gastos, como lo hacen todos los hogares responsables en Nueva Jersey”, escribió en un comunicado Doug Steinhardt, presidente del Partido Republicano.

Los defensores de los derechos de los inmigrantes, liderados por la organización Dream Act Coalition de Nueva Jersey, han presionado los últimos cinco años por la ayuda financiera para inmigrantes no autorizados.

Las senadoras estatales Teresa Ruiz, Sandra B. Cunningham y Nellie Pou presentaron el proyecto de ley de ayuda financiera a principios de enero.

Se estima que hay 22,000 jóvenes inmigrantes indocumentados en Nueva Jersey que reciben protección bajo el programa de DACA.

¿Quiénes califican?

El proyecto de ley ampliaría el acceso a los programas de ayuda financiera para estos estudiantes, independientemente de su estatus legal:

Los estudiantes que asistieron a una escuela secundaria de Nueva Jersey durante al menos tres.

Aquellos que se graduaron de una escuela secundaria de Nueva Jersey o recibieron el equivalente de un diploma.

Quienes se inscribieron en una universidad pública no antes del año académico 2013-14.

Los estudiantes sin estatus legal que presenten una declaración jurada a la universidad que han solicitado.

Erika Nava, analista de políticas de New Jersey Policy Perspective, indicó que no todos los jóvenes inmigrantes califican para recibir ayuda financiera; sin embargo, el proyecto de ley otorga a las familias la oportunidad de presentar una solicitud y ser considerados en función de sus necesidades financieras.