Rate this post

Buenos Aires – Argentina.- Durante el último concierto del “sol de México” Luis Miguel, en Buenos Aires – Argentina, una de sus primas Lorena Della Torre, trató de acercarse a su familiar para entregarle un cofre con joyas que presuntamente pertenecieron a la madre del cantautor.

La prima quien reside en Antonio Areco, una provincia de Buenos Aires, explicó a la prensa como llegaron a su poder las joyas de Marcela Basteri, mamá de Luis Miguel, la prima también se refirió a la reacción de la familia al enterarse sobre la existencia de una mujer indigente que presuntamente puede ser la madre del artista.

“Como una excelente persona, alegre, con un carisma muy especial, de perfil bajo, muy bonita. Era admirada por cualquier hombre, tenía muy buen cuerpo y, sobre todo, de personalidad hermosa”, así recordó Lorena a su tía.

El cofre con joyas al parecer llegó a manos de Della Torre cuando ella tenía 15 años, asegura que si su tía marcela viera una de esas joyas la reconocería de inmediato, pues la usaba mucho.

Esas joyas las tenía mi tío Sergio, y a su vez se las entregó a mi abuela Carolina cuando ella viajó a Italia para visitarlo porque estaba muy enfermo; fue en cama cuando le dio un cofre con estas alhajas. Cabe aclarar que no son de un valor monetario importante, son más bien de un valor sentimental profundo, pero estoy segura de que a Luis Miguel le encantaría tenerlas”, precisó.

Entre los adornos se encuentra una medallita que al parecer Marcela recibió en el convento de monjas donde estuvo antes de ir a Argentina.

En su reverso dice en italiano: “Que la virgen te proteja”. Esa medallita era su consentida, y estoy segura de que querría que la tuviera su hijo. También tengo una joyita roja que usaba mucho; si la ve, la reconocería de inmediato”.

La mujer lamentó no haber podido entregar las joyas a su primo, pues indicó que siempre quiso hacerlo y debido a lo difícil que es comunicarse con él a solas nunca ha podido lograrlo. Pero no pierde la fe.

“Mi idea fue encontrarlo aquí́ en Argentina y entregárselas, solo a él o a sus hermanos, sin cámaras. Pero por cuestiones de la vida nunca lo hice. Sé que es muy difícil acercarse a él, por eso lo hice público, para que a través de los medios sepa que tengo las joyas perdidas de su madre. Ahora que estuvo en Argentina fui a su hotel, pero no pude verlo, le di una carta  a uno de los encargados y me dijeron que harían lo imposible para entregársela a su seguridad o se la dejarían en su caja de seguridad.