Rate this post

La Paz – Bolivia.- El gobierno interino de Jeanine Áñez expulsó de Bolivia en las últimas semanas a unos 300 cubanos y venezolanos que no estaban de manera regular en el país.

Marcel Rivas, director de Migración Bolivia, indicó que la mayoría de las personas estaba en la capital del país y que no tenía propósitos de hacer turismo o buscar trabajo.

Rivas reveló que el sistema de control migratorio estaba desconectado de Interpol por lo que se facilitaba el ingreso de traficantes de drogas y delincuentes.

«El daño ha sido muy grande. Durante tanto tiempo han podido ingresar células terroristas. El ministro de gobierno ha confirmado que en nuestro país existen células terroristas operando», agregó el director de Migración Bolivia.

«No podemos estar aceptando que violentos cubanos, violentos venezolanos, estén ocasionando disturbios en nuestro país (…) Nosotros sabemos que el socialismo del siglo XXI tiene un mismo manual», dijo Áñez en una reciente entrevista con CNN.

Bolivia vive una crisis políticos desde las elecciones del 20 de octubre tras las cuales renuncia al poder Evo Morales en medio de denuncias de fraude electoral. Enfrentamientos entre manifestantes y cuerpos de seguridad han dejado unos 30 decesos.