Rate this post

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aseguró que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que permanece asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde hace varios años, firmó recientemente un compromiso para no volver a opinar de asuntos de política interna de otros Estados.

“Él firmó en el último mes un acuerdo de que no va a volver a intervenir en la política ecuatoriana ni en la política de otros países”, aseguró Moreno esta noche en una entrevista televisada

Ese compromiso, dijo, guarda relación con las normas de asilo que debe cumplir Assange, asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde julio de 2012.

Es un problema para el país

Además, el mandatario aseguró que la estadía del periodista australiano en la legación diplomática en Reino Unido es “un problema” que heredó del gobierno de su antecesor, Rafael Correa, quien le concedió el asilo por razones humanitarias.

Para tratar de resolver ese problema, Moreno encargó a su canciller, María Fernanda Espinosa, que buscara en libertad una solución y dijo que la ministra optó por entregar la ciudadanía ecuatoriana a Assange, así como un rango diplomático, como un intento para que pueda salir de su asedio en la embajada.

Según Moreno, el periodista australiano cumplía con los requisitos para obtener la ciudadanía ecuatoriana y dijo que lo que Ecuador buscaba era librarse “definitivamente del problema”.

Lo que Ecuador buscaba al darle la ciudadanía a Assange era librarse definitivamente del problema

“El problema sigue latente”, añadió Moreno, pero dijo que su Cancillería “está optando por otra forma de hacer las cosas” en este asunto, y que “se va a solicitar la mediación de gente importante”, que se dará a conocer próximamente.

El Gobierno ecuatoriano desea que en el corto plazo haya “un resultado positivo” de este tema que, “definitivamente nos causa una molestia”, recalcó Moreno.

Assange se encuentra refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, bajo condición de asilado, desde 2012, al considerar Quito que su vida corría peligro tras ser requerido por la Justicia sueca por presuntos delitos sexuales.

Aunque en mayo pasado Suecia retiró los cargos, Ecuador considera aún que Assange podría ser extraditado a EEUU, donde se demanda un juicio por espionaje y traición a raíz de sus publicaciones en WikiLeaks.

La Cancillería ecuatoriana ha pedido al Reino Unido que garantice su salida segura a Ecuador para concederle asilo en el país, aunque Londres se niega a ello.