Rate this post

El Gobierno que preside Donald Trump estudia imponer a los inmigrantes que quieran solicitar asilo una tasa obligatoria de 50 dólares, según reporta la web informativa BuzzFeed News.

“La gente dirá, ¿50 dólares, qué son 50 dólares?, pero eso no es lo importante: [pedir asilo] no es algo que la gente haga por voluntad propia, esto va en contra de lo que las peticiones de asilo y refugio significan”, ha explicado la profesora universitaria y activista Ur Jaddou, que fue asesora en jefe del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés).

La propuesta estudiada por el Gobierno impondría la tasa a los solicitantes de asilo que ya residen en Estados Unidos, pero no aquellos que llegan a los puertos de entrada y denuncian que su vida corre peligro, ni a los que se acogen a esta medida para evitar su deportación. En la actualidad, hay 300.000 peticiones de asilo pendientes de ser resueltas; el pasado año, 100.000 personas lo solicitaron a través de USCIS.

“Son gente que huye de algo y pide nuestra protección… darnos la vuelta y decirles, ‘suena bien, nos gustaría ayudaros, pero tenéis que pagar una tasa’ parece lo contrario a lo debido”, añade Jaddou.

USCIS se financia fundamentalmente a través de las tasas que cobra a los inmigrantes (por pedir un visado, la residencia, un permiso de trabajo, etcétera), pero hasta ahora no cobra por procesos de carácter humanitaria como los visados a víctimas de crímenes o de tráfico de personas.