Rate this post

El atacante del Atlético de Madrid Antoine Griezmann marcó el rumbo de Francia hacia Rusia y con un gol y una asistencia para Olivier Giroud (2-1) condujo a los “bleus” a la clasificación directa para el Mundial, la sexta fase final consecutiva de la selección gala.

La rubia melena del jugador rojiblanco emerge cada día más como el emblema de una Francia que desde la pasada Eurocopa ha ganado una solidez y una solvencia que le convertirán en uno de los favoritos para la competición del próximo verano.

Tras dos Mundiales consecutivos en los que Francia se había clasificado en la repesca, la selección de Didier Deschamps consiguió el billete en esta ocasión como primera del grupo, pese a la juventud de su plantel, ante 75.000 entusiastas aficionados que profesan fe a la nueva generación.

Le falta experiencia al equipo, algo que se ha dejado ver en algunos vacíos, como el empate en Bielorrusia, una derrota contra Suecia o, más recientemente, un triste 0-0 en su estadio frente a la modesta Luxemburgo.

No fue brillante la subcampeona de Europa contra un rival que lejos de su estadio pierde mucho valor. Pero Francia tampoco tembló, fue un equipo solvente que marca una línea esperanzadora.

Demostró tener banquillo, puesto que el seleccionador decidió, pese a lo decisivo del duelo, dar entrada a tres jugadores poco habituales, el barcelonista Lucas Digne, el monegasco Lemar y el muniqués Coman.

Los dos extremos fueron quienes más peligro crearon en la primera mitad, colgando balones en el área que acabaron por encerrar a Bielorrusia. Varane pudo aprovechar uno en el 17 y tres más tarde Giroud estrelló otro en el larguero.

Pero tuvo que ser el timonel de esta selección quien abriera el marcador. Griezmann no titubeó en el 27 cuando Matuidi le puso un balón interior que le dejó, mano a mano, frente al portero bielorruso, para marcar su cuarto gol en la fase de clasificación.

El tanto desató la euforia en las gradas y serenó a Francia. De nuevo el jugador del Atlético de Madrid fue decisivo al dar el pase del gol, seis minutos más tarde, para que Giroud, ayudado por un rebote de la defensa, consiguiera el segundo tanto.

Con cinco goles y cuatro asistencias, Griezmann ha tenido algo que ver en 9 de los últimos 11 goles de Francia.