Rate this post

Ciudad de México.-

La mujer llegó al hospital quejándose de dolores por su embarazo, pero en realidad transportaba droga

-Uno de los paquetes que llevaba se le reventó, provocándole intensos dolores en el vientre

Una mujer supuestamente embarazada se presentó el domingo pasado en un hospital de la Ciudad de México quejándose de intensos dolores en el vientre porque, según dijo, estaba sufriendo un aborto.

Cerca de un kilo en su interior

Sin embargo, los médicos que la atendieron descubrieron que en realidad se trataba de algo más: la mujer cargaba alrededor de un kilo de marihuana en su interior.

Según informó el diario mexicano Excélsior, Gloria “N” (37 ) se presentó en días pasados en las instalaciones del hospital Rubén Leñero alegando que sufría de fuertes molestias derivadas de su supuesto embarazo.

Los médicos le tomaron una radiografía en la cual detectaron “objetos extraños” por lo cual la turnaron al Hospital de la Mujer, en la delegación Miguel Hidalgo.

Ahí se le tomó una segunda radiografía, tras lo cual los doctores optaron por operarla de emergencia; pero cuando la intervinieron, los médicos no encontraron un feto sino que hallaron alrededor de un kilo de marihuana.

Conforme a la versión divulgada por el diario La Razón, la droga se encontraba empaquetada en bloques sellados con cinta canela, pero uno de estos se reventó estando en el interior de la mujer y comenzó a provocarle molestias.

La droga venía todavía con tierra y basura propia del proceso de cosecha y se cree que la mujer pretendía entregarla en el Reclusorio Norte, ya que el domingo es el día de visita familiar.

Según recuperó el medio Debate, Gloria “N” fue dada de alta en el pasado 24 de mayo y se le presentó ante el ministerio público acusada de narcomenudeo. Sin embargo, el juez la dejó en libertad argumentando que su detención fue ilegal al no haber sido captada en flagrancia.

La investigación para esclarecer el asunto continuará con la mujer en libertad, pero se preveé que esta eventualmente sea llamada a declarar y, de no presentarse, tendrá que ser detenida nuevamente.