Rate this post

Texas.- Brandon Rodrigo Martínez la libró de no morir asfixiado y consumido por las altas temperaturas del tráiler que fue encontrado en el estacionamiento de una tienda de San Antonio, Texas el mesa pasado, pero ahora su familia lucha para que la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se los entreguen.

“Queremos que termine su recuperación en la casa de su padre que vive en Denver”, dijo el abogado en migración Alex Gálvez, quien voluntariamente ha apoyado a la familia del muchacho de 16 años tan pronto trascendió la noticia de la muerte de inmigrantes indocumentados a bordo del camión de carga.

Gálvez informó que el muchacho va a necesitar un largo proceso para restablecerse completamente. “ Los doctores lo dieron de alta hoy (la semana pasada). Nos dijeron que se encuentra al 70% de sus capacidades”, expuso.

De acuerdo al defensor, la mayoría de los inmigrantes que han salidos de los hospitales, son llevados a terminar su recuperación a los centros de detención de ICE. “A Brandon lo llevaron a un albergue para menores de edad en San Antonio ,pero vamos a someter una solicitud para que lo entreguen cuanto antes a su familia. Pero me han informado que la entrega podría llevarse hasta seis semanas”, se lamentó Gálvez.

Brandon Martínez viajaba con un grupo de alrededor de 100 inmigrantes que abordaron un contenedor del tráiler cerca del Río Grande en las inmediaciones de Laredo, Texas en diferentes momentos. La idea era llevarlos en el tráiler  a San Antonio, un viaje que dura alrededor de dos horas.

Pero la travesía terminó en tragedia. El domingo 23 de julio, un empleado de Walmart reportó la presencia del camión en el estacionamiento de la tienda luego de que un inmigrante – todo desorientado – logró salir y le pidió agua.

La policía encontró en el automotor a ocho personas muertas y 30 más en estado delicado de salud. En total murieron 10 inmigrantes y 20 convalecieron en diferentes hospitales – entre ellos Brandon – quien fue llevado al North Central Baptist Hospital.

El tráiler en el que viajaban no tenía aire acondicionado y las temperaturas en San Antonio, Texas sel día del hallazgo uperaron los 110 grados Fahrenheit.

José de Jesús Martínez, padre de Brandon Rodríguez, a quien la noticia lo devastó, dijo que anímicamente quedó acabado. Sin embargo, sostuvo que tras saber que su hijo ya salvó su vida, se siente fuerte para luchar por lo que viene.

“Sé que no va a ser fácil conseguir que Migración me entregue a mi hijo para que se venga a mi casa en Denver a recuperarse, pero estamos luchando”, dijo. “Y quiero darle las gracias a todos los que oraron para que mi hijo se salvara”, agregó.

Brandon Rodríguez nació en Aguascalientes. Y venía a Estados Unidos en busca de una mejor vida. Su madre, María Guadalupe De Loera, consiguió una visa humanitaria para poder estar al lado de su hijo cuando no se sabía si moría o vivía.

Visa U

“Hay muchas probabilidades de que podamos conseguirle una visa U tanto a Brandon, como para su padre, pero primero tenemos que esperar que se ponga bien. Y después conseguir la certificación de la policía”, dijo el abogado Gálvez.

Hizo ver que debido a que es menor de edad, Brandon no fungirá como testigo del caso criminal que se ha abierto en contra del conductor del tráiler. “Queda abierta la posibilidad, pero no se le ha designado como testigo para declarar”, mencionó.

Otro mexicano que logró salvar su vida y fue enviado a un centro de detención en Texas, identificado como F. Mayolo, sí servirá como testigo.

“Mayolo tiene como 24, 25 años de edad. Va a permanecer todo el tiempo bajo custodia de ICE.  A él la tragedia del tráiler lo afectó mucho psicológicamente. Fue dado de alta del hospital, pero sufre de desorden de estrés postraumático”, sostuvo Gálvez. Mayolo tiene familia en Fresno, California.

Mathew Bradley Jr. de 60 años, originario de Clearwater, Florida, el conductor del tráiler, es acusado de transportar inmigrantes ilegalmente en los Estados Unidos para obtener ganancia económica. Si resulta culpable podría enfrentar la pena de muerte o cárcel de por vida.