Rate this post

Utah -Samuel Shaffer proclamaba ser un profeta, había creado un refugio en el desierto de Utah para prepararse para el fin del mundo, y secuestró a varias niñas para casarse con ellas según un rito mormón largo tiempo olvidado. Este martes ha sido condenado por violación de menores y puede pasar el resto de su vida en prisión, según informa la agencia de noticias The Associated Press.

Shaffer, de 34 años, fundó junto a su amigo John Coltharp, de la misma edad, una secta a la que bautizaron como Los Caballeros de la Espada de Cristal. Decían creer que el fin del mundo se acercaba, y que Estados Unidos sufriría una “invasión musulmana”, según informa el diario The Spectrum. Defendían una rama de la religión mormona abandonada por esta iglesia hace tiempo. Y creían estar casados con dos niñas cada uno, según señaló la Fiscalía.

Shaffer decía haberse casado con las hijas de su amigo, mientras que Coltharp lo había hecho con sus hijas. Las niñas tenían entre cuatro y ocho años. Las dos mayores sufrieron abusos, según la Fiscalía. Shaffer aseguró que todo lo que hacía se lo había dictado Dios directamente el 22 de junio de 2015. Planeaban secuestrar a otros niños, según las notas encontradas en su poder.

Coltharp fue arrestado en diciembre, después de que se negaran a entregar a sus dos hijos y dos hijas a su ex esposa, que tenía la custodia. La policía del condado de Iron acudió a la finca en el desierto donde vivían ambos hombres, y rescataron a los cuatro menores, y también a las dos hijas de Shaffer.  Los hombres habían escondido a las niñas en un tráiler abandonado en mal estado y en un tanque de agua ubicados cerca de su refugio en el desierto, a 275 millas al sur de Salt Lake City.

Shaffer ha sido condenado por violación y abuso de menores, tras declararse culpable, y aún debe ser juzgado además por secuestro de menores y bigamia en el condado de Sanpete, donde ambos se casaron con las niñas. Coltharp, que se ha declarado inocente, será juzgado por secuestro de menores, bigamia y sodomía.