Rate this post

Tamaulipas.- La lucha de poder entre bandas de narcotraficantes rivales en México dejó el miércoles 24 muertos, según informó este jueves el Gobierno de Tamaulipas, un Estado fronterizo con Estados Unidos y uno de los más violentos del país. Los cuerpos, 15 de ellos calcinados, y siete vehículos fueron localizados en Miguel Alemán, un municipio cercano a la línea divisoria, tras una denuncia ciudadana, según fuentes estatales.

El procurador de Justicia de Tamaulipas, Irving Barrios, apuntó este jueves, en una entrevista radiofónica con el periodista Ciro Gómez Leyva, a un enfrentamiento armado entre dos de las principales bandas criminales de la región por el control del tráfico de droga y de personas. “Suponemos que se trata de un enfrentamiento entre dos grupos de la delincuencia, específicamente entre el cartel del Noreste contra el cartel del Golfo”, ha declarado el funcionario. Algunos de los muertos, encontrados a escasos kilómetros del río Bravo, vestían ropa de camuflaje y llevaban chalecos antibalas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha hecho del combate contra la violencia una de sus principales banderas desde que fue elegido en julio pasado, también apuntó este jueves a la tesis de un enfrentamiento entre bandas, si bien no ha querido dar más detalles por el momento. “No queremos dar información que no corresponda a la realidad”, ha señalado el mandatario.

La cercanía de Tamaulipas a EE UU hace de este Estado uno de los principales corredores del traslado de droga y una de las regiones más golpeadas por la ola de violencia que vive México desde hace más de una década, con casi 1.500 homicidios en 2018 hasta el mes de noviembre, según datos oficiales. En el pasado, esta región estratégica fue un campo de batalla entre el cartel del Golfo y los Zetas. Sin embargo, en los últimos años el declive de los grandes carteles ha dado lugar a decenas de pequeñas bandas. Precisamente el cartel del Noreste, uno de los dos grupos que se enfrentaron el miércoles en Tamaulipas según las autoridades estatales, es una escisión de los ya extinguidos Zetas.

Además de los asesinatos cometidos por el crimen organizado, también se han denunciado abusos por parte de las fuerzas de seguridad en este Estado, como decenas de desapariciones de personas sin aparentes vínculos con el narcotráfico.

El año pasado fue el más violento en la historia del país desde que se tienen registros. Las muertes violentas superaron las 40.000 en 2018, lo que lleva la cifra a más de 200.000 desde que se inició el operativo militar antidroga en 2006, durante el sexenio del presidente Felipe Calderón (2006-2012).

Frente al incremento imparable de la violencia, la estrategia del nuevo Gobierno, que tomó posesión el pasado mes de diciembre, tiene como eje central la creación de la llamada Guardia Nacional. Este nuevo organismo, que todavía requiere de una reforma constitucional para ver la luz y que ha sido criticado por su concepción militarista, estará formado por 50.000 miembros bajo las órdenes de la Secretaría de Defensa.