Rate this post

Miami, Fl.- El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, prometió este lunes ante jueces de inmigración más mano dura en los casos de petición de asilo y el anuncio de nuevas restricciones.

Aunque no especificó cuales serán las medidas concretas, el fiscal subrayó que debido al fuerte aumento de los casos de solicitudes de asilo será necesario poner más límites.

En este sentido, subrayó que los casos de solicitudes de asilo se han triplicado desde 2009, ya que hoy aguardan a ser revisadas 700.000 casos en Estados Unidos.

En sus declaraciones, realizadas en el marco de la Conferencia Anual de Capacitación para Jueces de Inmigración en la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR, por sus siglas en inglés), no rebajó su postura y mostró su tono habitual al hablar de inmigración ilegal.

“En inmigración ilegal.. si cruza la frontera ilegalmente, lo procesaremos”. En cuanto a los casos de asilo pendientes, de acuerdo a Sessions ese aumento obedece a que se está “abusando del asilo”, lo que lleva a “capturar y liberar” a extranjeros que están siendo puestos en libertad a la espera de una audiencia completa, a la que en muchas ocasiones no comparecen.

“Sólo se ha encontrado meritorio un 20% de los casos. El asilo nunca tuvo la intención de aliviar todos los problemas, incluidos los problemas graves que enfrentan las personas todos los días”, subrayó.

Previamente, Sessions ha indicado que se opone a otorgar asilo a las personas -fundamentalmente mujeres- víctimas de violencia doméstica en sus países de origen.

Sessions dijo que publicaría una decisión que restablezca la claridad y los sólidos principios del asilo y que será el deber de los jueces llevarla a cabo.

Pese al anuncio de esta medida, de la que no explicó mucho más detalle, dijo que en este año en curso se contará con más de un centenar de jueces más, al tiempo que pidió a los jueces un esfuerzo para manejar 700 casos por año, algo que algunos ya están haciendo.