Rate this post

Washington.- La mujer que acusó al nominado de Donald Trump para ser juez de la Suprema Corte de Justicia, Brett Kavanaugh, salió del anonimato y dio detalles de la supuesta agresión. El juez se defendió.

 Brett Kavanaugh durante su audiencia de confirmación como juez asociado en la Corte Suprema de EE. UU. 4 de septiembre de 2018.

En 1982, cuando Christina Blasey Ford era estudiante en la escuela secundaria de Bethesda, en Maryland, sufrió una situación que, más de 30 años después recuerda con desprecio.

En aquella época, Brett Kavanaugh, hoy nominado para ser juez de la Suprema Corte de Justicia, era compañero de Ford. Ella tenía 15 años y él, 17. La mujer asegura que Kavanaugh la “acorraló” en una habitación y trató de abusar de ella junto a un amigo, durante una fiesta. “Pensé que me iba a matar involuntariamente. Estaba tratando de agredirme y quitarme la ropa”, dijo Ford.

La hoy profesora de psicología de la Universidad de Palo Alto, en California, dio estas declaraciones al diario estadounidense ‘The Washington Post’. Las acusaciones salieron a la luz la semana pasada, pero, hasta este 17 de septiembre se conoce la identidad de la mujer, de 51 años.

Por su parte, Kavanaugh rechazó todas las alegaciones y negó que los hechos hubiesen ocurrido. En un comunicado el hombre señaló que “la acusación es completamente falsa”.

“Nunca he hecho nada como lo que describe la acusada, ni a ella ni a nadie”, apuntó Kavanaugh, quien dijo estar dispuesto a declarar ante los senadores para defender su “integridad”.

Brett Kavanaugh, de 53 años, es juez de apelaciones del Distrito de Columbia y exconsejero del expresidente George W. Bush.

En julio fue nominado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para sustituir una vacante en el alto tribunal, un puesto de por vida y que está integrado por nueve jueces elegidos por el presidente y confirmados por el Senado.

Kavanaugh no tiene fácil salvar su nominación a pesar de contar con la mayoría del Partido Republicano

Con el escándalo del supuesto abuso sexual, su candidatura depende ahora del Comité Judicial de la Cámara Alta, organismo encargado de votar para recomendar o no a Kavanaugh.

Por su parte, el Partido Demócrata ya dijo que se opondrá en el Senado a cualquier candidato propuesto por Trump, pues, según lo afirmó la ‘BBC’: “se romperá el equilibrio entre jueces conservadores y liberales que existe en el tribunal”.

Pero, los republicanos son mayoría en la Cámara Alta de Estados Unidos, lo que reduce las posibilidades de rechazar la confirmación de Kavanaugh. Aún así, no será fácil. Según EFE al menos tres senadores republicanos han planteado la posibilidad de aplazar la votación para recomendar, o no, el nombramiento del juez.

La última en hacer públicas sus dudas fue la legisladora por el estado de Alaska Lisa Murkowski, quien durante una entrevista a ‘CNN’ sostuvo que el Comité Judicial de la Cámara Alta “debe” al menos plantearse la posibilidad de abordar las acusaciones de Christine Blasey Ford.

“Esto no es algo que saliera a colación durante las audiencias. Las audiencias ya han terminado y si existe algún fundamento real en todo esto, requiere una respuesta”, dijo Murkowski.

La nominación de Kavanaugh sigue en la cuerda floja.