Rate this post

Washington.- El Partido Demócrata está enfocando sus esfuerzos y dinero en Colorado, Florida, Nevada, New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Mientras, la campaña de Trump ha identificado 15 estados en donde tendrá directores estatales.

Las campañas demócratas y republicanas se refieren a la elección como un esfuerzo de 50 estados. Pero lo cierto es que la carrera electoral se juega en al menos nueve estados claves. Allí ambos partidos concentran su estrategia y su dinero.

Usualmente se los llama “estados columpio” o “péndulos”, porque se trata de estados en donde ambos partidos tienen la oportunidad de ganar ya que no son definidamente ni demócratas ni republicanos.

En 2012, esos estados competitivos fueron: Colorado, Florida, Iowa, Nevada, New Hampshire, Ohio, Wisconsin, Virginia y Carolina del Norte. Este año la lista es ligeramente diferente.

Según Geoffrey Skelley, editor asociado de Sabato Crystal Ball, en el Centro de Política de la Universidad de Virginia, además de los estados de 2012, ahora zonas como Pensilvania y Michigan podrían dar un giro inesperado, sobre todo por el perfil de votantes que se inclina por el virtual nominado republicano Donald Trump.

“Algunos analistas dicen que le irá muy bien en los estados en donde predominan los votantes blancos pero, ¿cuánto mejor le puede ir si lo comparamos con el desempeño de Romney?”, dijo Skelley.

El excandidato republicano sólo ganó en Carolina del Norte en 2012.

“Iowa y Ohio es más probable que vayan a Trump. Su desafío más grande está en Pensilvania, donde hay un millón de demócratas más registrados que republicanos. Es un estado que ha sido demócrata por mucho tiempo”, explicó el editor.
Arizona podría convertirse en estado ‘péndulo’ por culpa de Donald Trump
Cuáles son los factores que están haciendo de este estado históricamente rojo, en el que cualquier candidato republicano tenía casi asegurada la victoria, un potencial estado azul.

Hillary en acción

La campaña de Hillary Clinton ya está enfocada en la elección general y ha contratado a directores estatales en Florida, Colorado y New Hampshire.

El Partido Demócrata está enfocando sus esfuerzos y dinero en Colorado, Florida, Nevada, New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania y Wisconsin.

Además, seis de los estados tienen senadores republicanos que se postulan a la reelección. Los demócratas están trabajando específicamente en registrar nuevos votantes, reclutar voluntarios e impulsar la participación electoral.

“Empezamos a mirar a la elección general y estamos concentrados en la inversión que necesitábamos para los estados más competitivos”, comentó Lily Adams, directora de comunicaciones estatal en la campaña de Clinton.

“En mayo comenzamos la primera ola en estas áreas, con directores estatales en Florida, Colorado y Nevada y luego continuaremos sumando personal en cada estado para asegurarnos que Clinton llegue a la Casa Blanca”, agregó Adams.

Trump agranda el mapa

Por el lado republicano la campaña de Trump no dio entrevistas a Univision para comentar sobre su plan en este terreno.

“Ganaré estados en los que ningún republicano se atrevería a competir”, dijo alguna vez el millonario.

Según información de Associated Press la campaña de Trump ha identificado 15 estados en donde tendrá directores estatales. Además de los estados competitivos tradicionales han sumado áreas como Minnesota, Michigan, Wisconsin, Pensilvania, Maine y Georgia.
Aunque la participación republicana se ha disparado en algunos estados, esto no significa que Trump haya cerrado el trato cuando le llegue la hora de enfrentarse a Hillary Clinton.
La campaña también ha contratado al encuestador Toby Fabrizio, quien confirmó la contratación en su cuenta de Twitter.

Según información del Comité Nacional Republicano (RNC), se redoblará el personal en los estados competitivos en las próximas semanas, entre ellos Colorado, Florida, Iowa, Michigan, Carolina del Norte, New Hampshire, Nevada, Ohio, Pensilvania, Virginia y Wisconsin.

En un memorándum escrito por el director político del RNC Chris Carr se detalló que enviarán 250 personas a 11 estados. En total tendrán 466 personas en terreno.

“Las reglas de campaña nunca se han aplicado a Trump, tiene una cantidad increíble de cobertura mediática. Su campaña no invierte mucho en análisis y en oficinas”, dijo Skelley.

“Esto no necesariamente te ayuda a ganar elecciones. Pienso que si quiere botar el libro de reglas de campañas por completo, es una proposición riesgosa”, agregó.

En el caso de la campaña de Clinton, Adams comentó que la información sobre el personal y recursos en terreno es interna y no está para difusión pública.

Florida un estado clave

Tradicionalmente Florida, con sus 29 votos electorales, ha sido un estado esencial para ganar las elecciones presidenciales. Un terreno en donde demócratas y republicanos pelean voto a voto el acceso a la Casa Blanca, con finales fotográficos.

Ocurrió con George Bush y Al Gore en 2000 con el famoso empate de 48,8% y luego en 2012 Romney obtuvo 49,1% y Barack Obama llegó al 50%.

“Florida será un estado importante para nosotros especialmente por el voto de los puertorriqueños, pero también muchos de los latinos republicanos no quieren votar por Trump”, explicó Jorge Silva, vocero de la campaña de Clinton.

“Llegaremos a todos en el estado y tenemos confianza en que nuestro mensaje será más fuerte que el de Trump”, agregó.
El voto cubano en Miami está cambiando
Aunque los cubanos de Miami se han distinguido por su vehemente apoyo a los republicanos, un vendaval demócrata esta cambiando el panorama político

Según Skelley los votantes hispanos son la clave para ganar Florida y esto podría costarle la elección a Trump.

“El único bloque de votantes latinos que se inclinan hacia el partido republicano son los cubano americanos, pero en este grupo los más jóvenes votaron por Obama, como se vio en 2012”, explicó Skelley.

De acuerdo a Pew Research Center actualmente 24% de los residentes de Florida son hispanos. Según la división estatal de elecciones cerca de 1,8 millones de latinos estaban registrados para votar en febrero de este año.

“Además, ahora se debe considerar el gran número de puertorriqueños mudándose por los problemas que aquejan a la isla”, agregó.

Una nueva encuesta de la firma Maxon-Dixon mostró a un 68% de los hispanos en Florida a favor de Clinton y sólo un 20% con Trump.

Pero la campaña del magnate no se caracteriza por creer en las encuestas y su promesa es sorprender al país entero con una derrota aplastante. Sólo en noviembre se sabrá la respuesta.