Rate this post

El juez conservador Brett Kavanaugh, elegido por el presidente Donald Trump para cubrir la vacante del Tribunal Supremo, se endeudó en decenas de miles de dólares en sus tarjetas de crédito por la compra de abonos y entradas para ver al equipo de béisbol  Washington Nationals, según ha informado The Washington Post.

Según afirma un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, al Post, Kavanaugh acumuló la deuda en la compra de abonos de temporada y entradas para las fases finales de los Washington Nationals (el equipo de la capital estadounidense) para él y un “puñado” de amigos. Los mejores abonos de temporada en el estadio Nationals Park están valorados en unos 6.000 dólares, aunque los hay mucho más baratos.

En 2016, Kavanaugh declaró una deuda de entre 60.000 y 200.000 dólares repartida entre tres tarjetas de crédito y un préstamo personal, cantidad que ya pagó en 2017. Parte de la deuda también la destinó a renovaciones en su vivienda. Según Shah, el juez dejó de comprar entradas para los Nationals y sus amigos le reembolsaron su parte de la deuda.

Según los últimos datos financieros recogen unos activos de entre 15.000 y 65.000 dólares declarados en 2017 por el magistrado, que no incluyen su vivienda (adquirida por 1,2 millones de dólares y con una hipoteca de 865.000 dólares) ni un fondo de jubilación de cerca de medio millón.

Como juez de apelaciones de circuito, posición que asumió en 2006, Kavanaugh tiene un sueldo de unos 220.000 dólares anuales, cifra que aumentará hasta 255.000 en el Tribunal Supremo si el Senado lo confirma.

Trump anunció el pasado lunes la elección de Kavanaugh, un juez de la Corte de Apelaciones de Washington DC que había asesorado al presidente George W. Bush, como futuro miembro del Supremo para sustituir a  Anthony Kennedy ante su inminente jubilación. La apuesta el presidente por Kavanaugh busca reforzar la mayoría conservadora en el tribunal.